Si hubiera que destacar una característica del Sistema Financiero Internacional, podría ser su capacidad de negociación en la sombra con las instituciones públicas, ejerciendo una notable influencia en la modificación o eliminación de cualquier traba técnica o política que pueda reducir la capacidad de generar negocio de su ingeniería financiera.

Una muestra de la influencia del Sistema Financiero en la política, es la inclusión de los Servicios Financieros en el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones negociado entre los Estados Unidos y la Unión Europea, más conocido como TTIP y cuyos objetivos declarados son la eliminación de las barreras arancelarias y no arancelarias para la estimulación del comercio entre ambas regiones.

Lo primera incoherencia que se detecta, es que los Servicios Financieros no pagan aranceles, por lo tanto no debería formar parte de un Tratado cuyo objetivo principal y que justificó el comienzo de las negociaciones del TTIP fue precisamente la eliminación de os aranceles como barreras al comercio.

Segunda incoherencia, la libertad de movimientos de capital no tienen casi restricciones en ninguna de los lados del Atlántico, por lo resulta absurdo hablar de barreras al flujo de capitales cuando estas no existen.

De hecho, el sistema financiero ni tan siquiera contribuye con una aportación fiscal significativa mediante el pago de impuestos en los piases donde paga el grueso de los mismos, cuyo tipo efectivo suele ser inferior al 10%.

Por ejemplo e España en estos momentos la gran banca, gracias a los Créditos Fiscales creados por el actual Gobierno pagan un tipo efectivo inferior al 1%.

Tercera incoherencia, si el objetivo general del TTIP es avanzar en la liberalización del comercio y eliminar barreras no arancelarias producidas por la injerencia proteccionista de los estados, ¿por qué se considerar medidas proteccionistas aquellas que preservan derechos civiles, servicios públicos o derechos medioambientales o laborales? y en cambio ¿Por qué no son consideradas medidas proteccionistas las inyecciones de dinero público a la banca privada ?

Cuarta incoherencia, vienen dada por la contradicción entre el discurso público de la Comisión Europea en referencia al TTIP de mantener los más altos entandares y al mismo tiempo se promueve agresivamente por la Unión Europea un mercado financiero único con los Estados Unidos desregulado.

Esta desregulación incumpliría el Principio de Precaución, ya que como hemos leer en el documento filtrado del “Anexo X: Servicio Financieros” por Wikileaks del Tratado Hermano del TTIP el TiSA en junio de 2014, ningún producto financiero podría ser prohibido hasta excepto que se demostrara en la practica que su uso era tóxico, haciendo prevalecer la visión norteamericana de la vía judicial civil, donde es el demandante quien debe soportar la “carga de la prueba” y probar los efectos nocivos, en este caso, de un producto financiero.

El modelo norteamericano crea una asimetría de medios evidente entre quienes demandan, los ciudadanos con recursos limitados y quienes son demandados, los bancos con recursos legales casi ilimitados.

Por si no fueran suficientes estas incoherencias, además se miente a la ciudadanía al afirmar por la parte norteamericana que los Servicios Financieros quedaban fuera de la negociación del TTIP.


Mi pregunta es muy sencilla, si los Servicios Financieros no forman parte de la negociación del TTIP ¿para qué es necesario la creación de un organismo regulador de los mismos bajo el paraguas del TTIP?

Este cambio de posición no viene dado por parte de la Unión Europea, que quiere implantar a toda costa la desregulación financiera, sino por parte de los norteamericanos que están comenzando a intentar destruir la limitaciones que se impusieron a raíz de la crisis de 2007, “el Acta Dodd-Frank” y dentro de esta la llamada “Regla Volcker” con el objetivo de evitar en un futuro que nuevamente los mercados financieros se vuelvan a desbocar, ya que de nuevo demostraron ser incapaces de regularse a sí mismo y por lo tanto capaces de crear de manera indefinida crisis periódicas en la economía real, simplemente por su apetito insaciable del beneficio en el corto plazo.

El argumento de peso utilizado por el sistema financiero norteamericano es que las condiciones excepcionales que dieron como resultado la puesta en marcha del Acta Dodd-Frank en diciembre de 2013, aunque no estará en pleno funcionamiento hasta principios de 2016.

La primera batalla pública para la derogación o modificación del Acta Dodd-Frank que yo conozca, se desarrollará hoy miércoles 13 de mayo en dos Subcomités del Comité de Servicios Financieros del Congreso de los Estados Unidos .



El horario es lógicamente el de Estados Unidos, la hora española sería en el primer caso las 15,30 y en el segundo 20,00.

En la parte inferior del artículo se pueden ver la convocatoria oficial de ambas Audiencias Públicas y pinchando en los enlaces superiores se puede acceder a la documentación de las audiencias y al seguimiento en directo de las mismas o posteriormente a su escucha en diferido.

A esta ofensiva de los bancos norteamericanos hay que añadir que el jueves el Senador Richard Shelby va a presentar un proyecto de Ley sobre la banca en el Comité del Senado sobre banca y cuyo contenido se prevé que busque eliminar garantías en defensa de los usuarios de banca y relaje substancialmente las medidas regulatorias.

Esta lucha en el campo político estadounidense por desregular el sistema bancario, supone eliminar el único obstáculo que impide que el capitulo sobre el sistema financiero forme parte en la negociación del TTIP.

El sistema financiero avanza en la consecución de la desregulación a ambos lados del atlántico, lo cual hace que la lucha contra la firma del TTIP no se reduzca única y exclusivamente al ámbito europeo, sino que debe avanzar hacia un movimiento global por parte de los colectivos sociales de ambos lados del atlántico a fin de poder parar el TTIP.

Noticia de última hora

Concentrando en el día de hoy la ofensiva en favor de los Tratados de Libre Comercio de Obama. Hoy en el Senado de los Estados Unidos  se pretendía aprobar el TPA o también conocido como Fastrack y que consiste en permitir al Presidente firmar Tratados Comerciales por la vía de urgencia.

Esta vía de urgencia reduce a 90 días el periodo de discusión en los órganos legislativos y les obliga a aprobarlos o rechazarlos íntegramente, sin posibilidad de enmiendas. Exactamente lo mismo que esta haciendo la Comisión Europea.

La probable sorpresa que reciba hoy el Presidente Obama, es el fracaso en la votación en el Senado del TPA gracias a la rebelión de 7 senadores demócratas, aunque no lo sabremos hasta las 9.30 hora de Estados Unidos, 15.30 hora de España.

Esta derrota de los defensores de los Tratados de  Libre Comercio, muestra como sin un debate abierto y profundo en el que participe la sociedad civil y sus representantes siempre fracasará por su falta de legitimación democrática.

Es muy representativo de esta postura contra la aprobación de los Tratados de Comercio Internacional sin discusión y enmiendas por parte de los legisladores, el título del discurso del Senador Republicano Orrin Hatch "Las demandas de los demócratas dejan estadounidenses sin una voz sobre el Comercio"

Si la iniciativa TPA fracasa hoy, supondrá una victoria en la lucha contra la firma del TTIP que nos acerca un poco más al fracaso de estas negociaciones y al abandono de las mismas por parte tanto de los Estados Unidos, como de la Unión Europea.



 
Top