Impago de deuda soberana entre 1340 a 2011

Parece haberse producido un cambio en la percepción sobre la capacidad de movimiento político “Podemos “ y sobre su capacidad real de presentar una alternativa de gobierno a las fuerzas políticas que hasta ahora han campado a sus anchas por los verdes parados del erario público y por los pasillos del poder con el aval de la legitimidad, de haber ganado unas elecciones,  las cuales, parecen concederles  “patente  de corso” para hacer y deshacer a sus anchas,  sin necesidad de cumplir los programas electorales o  dar cuentas de a la ciudadanía sobre su gestión.

La presentación del Programa Económico de Podemos elaborado por  los catedráticos de economía Vicens Navarro y Juan Torres ha provocado un terremoto en las filas de los dos grandes partidos y no tanto por las propuestas que se realizan en el mismo, sino por ser una propuesta sólida y con opciones serias de poder ser llevada a un programa de gobierno real.

Lo dicho anteriormente sólo se refiere a aquellas personas que han leído y evaluado el programa y no a los medios de comunicación de masas o los portavoces de diferentes partidos que parecen hablar de otro documento e infieren conclusiones que nada tiene que ver con las propuestas  escritas de Vicens Navarro y Juan Torres.

Esta interpretación deformada y alejada de lo que realmente plantea el Proyecto Económico de Podemos sólo sede tener dos explicaciones, la primera, es que la dislexia sea una enfermedad profesional que se desarrolle como una plaga entre los medios de comunicación de masas y los políticos profesionales. En ese caso es comprensible que la lectura sobre el mismo documento provoque lecturas diferentes, aunque he de decir, que este tipo de dislexia debe de ser de un tipo muy concreto porque entre los pacientes las interpretaciones son muy similares.

La segunda explicación es la más sencilla y por lo tanto la más probable (navaja de Ockam), es que simplemente, repiten los resúmenes que reciben en los medios de comunicación y en las sedes de los partidos elaborados por terceras personas y que buscan confundir siguiendo el principio que estableció   Goebbels y sobre que una mentira repetida de manera continuada, termina convirtiéndose en verdad.



Por otro lado, en los medios internacionales se ha optado por una estrategia diferente, “la estrategia del miedo” invocando nuevamente a nuevamente al Leviatán de la salida de España  del circuito de la financiación internacional y amenazando con el desierto de la falta de liquidez que terminaría de destruir el ya débil tejido económico de nuestro país.

El último Nostradamous que ha utilizado la estrategia del miedo si ganara Podemos las próximas elecciones ha sido Jens Weidmann, presidente del Bundesbank en la conferencia dada en la “Asociación de Mercados Financieros” y en la que afirmaba que la las consecuencias de reestructuras la deuda serian la expulsión de los mercados de España y posteriormente (se le olvidó decir, cuando volviera) se produciría un aumento de los tipos de interés de la deuda.

Es especialmente indignante, que este sujeto se atreva a realizar estas afirmaciones por varias razones. La primera, por hacerlas desde un foro que aglutina al lobby bancario privado establecido en España.

No sólo me refiero a que hablar desde el pulpito de del lobbismo rescatado por su mala gestión del riego y sus inversiones especulativas que generaron la actual crisis económica, le resten credibilidad, sino al sospechoso hecho de que el Bundesbank sea miembro de honor de dicha Asociación lobista cuando se trata de una entidad pública.

Esta primera crítica es extensible a todos los bancos centrales, incluido el Banco de España.
La segunda razón es de carácter histórico, ya que el Señor Weidmann parece haber olvidado que en lo que respecta al pago de  deuda Alemania no es quien para dar lecciones a nadie.

En concreto, Alemania ha realizado impagos de deuda soberana en 1932 y 1939. Si a esto le sumamos la reestructuración de la deuda alemana en los años 50 bajo criterios muy similares a los que se barajan en el caso de la reestructuración de la deuda española y que en los años 50 se consideraron razonables por los deudores y permitieron que Alemania pudiera comenzar el despegue económico que la ha llevado a convertirse en una potencia económica.

Probablemente si los tenedores de deuda se hubieran negado a reestructurar la deuda alemana hoy en día Alemania sería muy distinta.

En tercer lugar recordar a Weidmann que la Alemania la que el dice representar, ha ocultado el rescate a la banca alemana de 1.079.527,7 millones de euros a través de la deuda pública, por lo que no creo que sea quien para dar consejos no vaya a ser que sea la economía alemana la que nuevamente tenga que buscar una reestructuración de su duda.
Como nos muestran las reacciones descritas anteriormente, la visión de la clase política establecida y de los Lobbies sobre el Proyecto Económico de Podemos es de temor de perder su actual status de privilegio porque desde la presentación del Proyecto ha dejado de proyectar la imagen de una formación desarrapados, ha una organización con capacidades suficientes para gobernar.

En cuanto al Proyecto Económico en sí mismo, resulta refrescante que se presente como una propuesta a discutir por parte de la ciudadanía y no como un  proyecto cerrado y monolítico. 

Es cierto también, que sus autores proponen están discusión desde la lectura pormenorizada del documento, acompañada de un cierto rigor al cual no están acostumbrados los medios de comunicación de masas que intentan crear la falsa impresión de que todas las opiniones valen los mismo y que por lo tanto no hace falta tener un conocimiento previo para expresar un argumento sólido.
A quienes mantienen este criterio,  les invito a hacer lo mismo en otros ámbitos, como por ejemplo la medicina y que cuando estén enfermos consultemos a gente que no tiene ni idea y tampoco interés, sobre el tratamiento a utilizar; seguro que en este caso, se negarían e irían corriendo al médico en busca de un diagnóstico correcto.

Por lo tanto y como mantiene la propuesta de Torres y Navarro, es necesario llevar el debate económico ante la ciudadanía aportándola los datos reales y las claves que hay detrás de las grande cuestiones económicas, con el objetivo de que generen una posición crítica y de opinión en un campo que les afecta en el día a día de una manera extraordinariamente significativa.

En definitiva, comenzar a democratizar el debate económico.

En cuanto a las claves del Proyecto Económico de Podemos las analizaré en artículos posteriores aunque en esta nueva participación en Radio Gramsci junto a J.Jacks y a David Serquera sí que realizamos un pequeño bosquejo preliminar, aunque será necesario un estudio más profundo y pormenorizado para poder genera un debate fructífero.


0 comentarios :

Publicar un comentario

 
Top