El juez Elpidio Silva declarando en su juicio por prevaricación

Otra semana más en Radio Gramsci, junto a David Serquera analizando algunas de las noticias de la semana como el juicio por prevaricación del Juez Elpidio, la excelente intervención de la Cuentas Claras representadas por el compañero Miguel Ongíl en la Comisión Constitucional del Congreso de la Diputados , la publicación casual del “País” denunciando el nuevo rescate a la banca española; además de los nuevos datos de la EPA del Primer Trimestre de 2014.

En este programa no sólo hablamos de los temas anteriormente mencionados sino también reflexionamos hasta qué punto puede llegar a soportar la sociedad española un sistema quasi bipartidista donde el PSOE y el PP aplicando políticas muy similares el asuntos fundamentales que afectan al Estado de Bienestar.

En este sentido resulta  sorprendente como las encuestas siguen otorgando entorno 60%/66%  de los votos en las próximas elecciones europeas de mayo a estas dos formaciones.

Voy a poner un ejemplo que no di en programa y que creo que muestra de manera evidente esta coalición no declarada entre el Partido Socialistas y el Partido Popular en cuanto a los ejes fundamentales en las políticas europeas.

La Unión Europea como ya viene siendo habitual, comenzó oficialmente a negociar el año pasado en secreto un nuevo Tratado de Libre Comercio  con otros 21 países llamado Trade in Services Agreement, siendo sus siglas en inglés TiSA.

Este Tratado pretende liberalizar los Servicios Públicos reduciendo a la mínima expresión la capacidad de movimiento de los estados a la hora de tomar decisiones sobre los mismos fuera del ámbito de la concesión privada.

Votación Parlamento Europeo favorable a comenzar las negociaciones del Trade in Services Agreement (TiSA)

Este tratado no sólo afectará a Servicios como el agua, sino también al sistema sanitario, educativo etc. De hecho, independientemente de si el el Acuerdo Transatlántico de Comercio con Estados Unidos llegará a buen puerto, el TTIP, el TiSA podría seguir adelante y ser aprobado con el absoluto desconocimiento de los ciudadanos que verían disminuir o eliminar muchos de aquellos servicios públicos a los que se había tenido acceso gracias a muchos años de lucha social.


En dicha votación, de los 54 parlamentarios españoles, 4 estuvieron ausentes (3-PP/1PSOEE), 1 se negó a votar (PSOE), 4 votaron en contra (2 Greens/EFA; 1  GUE-NGL; 1 EPP), los otros 45 votaron a favor del comienzo de las negociaciones  de la destrucción del sistema público de Servicios por medio del TiSA.

Este ejemplo creo que es suficientemente significativo para afirmar que los ciudadanos que voten al Partido Socialista o al Partido Popular deben saber que ambos  son favorables a la liberalización de todos los servicios públicos y por lo tanto están votando dos supuestas opciones que no son más que las dos caras de una misma moneda.



 
Top