Fitch afirma que las protestas en Turquía no afectan a su calificación crediticia
Fitch afirma que las protestas en Turquía no afectan a su calificación crediticia
Fitch asegura que las actuales protestas ciudadanas no afecta a la calificación de la deuda soberana de Turquía y que se enmarcan dentro y cito literalmente "El nivel de malestar está dentro de la tolerancia de la estabilidad política".

Es curioso que una agencia de calificación trate con naturalidad y sin ningún problema una protesta ciudadana como mecanismo lógico en una sociedad avanzada y en la que los políticos no parecen escuchar las reclamaciones de sus ciudadanos por otros medios.

Me parece interesante este párrafo del comunicado: "Con esta mentalidad, tal vez no sea sorprendente que las protestas, en son una respuesta a las tendencias autoritarias percibidas del primer ministro Recep Tayyip Erdogan y del Partido Justicia y Desarrollo (AKP), y que han surgido adelantándose al un calendario electoral. Hay elecciones locales y presidenciales de 2014 y las elecciones generales de 2015, y la oposición secular tradicional de Turquía ha tenido dificultades para hacerse oír."

Aunque la agencia de calificación advierte y de nuevo cito literalmente "Sin embargo, mucho dependerá de cómo las autoridades responden a las protestas. Mal manejada, la situación podría escalar, con consecuencias adversas para la economía. Inestabilidad política y social persistente puede impedir el turismo, desestabilizar a las entradas de capital a corto plazo, hacer subir la inflación y el crecimiento económico daños. Aspiraciones a largo plazo para atraer más IED también podría sufrir un revés. Si estos avances a ocurrir y tener un efecto material adverso en la economía, el descontento podría ejercer presión sobre la calificación soberana."

Después de leer esta opinión de Fitch me pregunto ¿por qué los medios de comunicación de este país están pasando de puntillas ante el fenómeno Turco? ¿ temerán que si informan en los medios masivos sobre él los ciudadanos poco informados puedan volver a la lucha por sus derechos, como sucedió el 15M?

Aquí tenéis una traducción al castellano no demasiado buena, pero al menos servirá para aquellos que no hablen inglés. Seguido de la traducción esta el texto original en inglés de Fitch.

Nivel actual de Protesta en Turquía no es una amenaza para su calificación


Las protestas contra el gobierno en Turquía no son una amenaza para la soberanía de 'BBB-' de calificación, en la actualidad, dice Fitch Ratings. El nivel de malestar está dentro de la tolerancia de la estabilidad política incrustada en la valoración actual y el impacto económico de la medida es menor.

La estabilidad política bajo y, en particular, los bajos indicadores del Banco Mundial voz de rendición de cuentas (esta última cae muy por debajo de la mediana de 'BBB') han sido durante mucho tiempo una característica de perfil de crédito soberano de Turquía y ya se consideran debilidades en nuestra evaluación la calificación soberana.

Con esto en mente, tal vez no sea sorprendente que las protestas, en respuesta a las tendencias autoritarias percepción del primer ministro Recep Tayyip Erdogan y el Partido Justicia y Desarrollo (AKP), han surgido por delante de un calendario electoral pesado. Hay elecciones locales y presidenciales de 2014 y las elecciones generales de 2015, y la oposición secular tradicional de Turquía ha tenido dificultades para hacerse oír.

Paralelismos con la primavera árabe no deben exagerarse. Hasta el momento, las manifestaciones han atraído educada, de clase media turcos en lugar de trabajadores descontentos o desempleados. El AKP tiene la legitimidad democrática y una amplia mayoría parlamentaria, buenos índices de popularidad, y ha entregado gran parte de su mandato original en tres términos electorales. Sin embargo, las protestas todavía pueden hacer que el gobierno que reconsidere su postura sobre la reforma constitucional y mayores poderes para la presidencia, y los defensores de un enfoque más prudente deberían obtener una audiencia mayor.

Del mismo modo, las manifestaciones no han estado en la escala que trae sobre el tipo de dislocación económica que se ha producido en algunas partes del mundo árabe en los últimos años. La economía turca se ha desempeñado bien, la inflación se ha reducido, y el desempleo en 2012 estaba en un mínimo de siete años de 9,2%. Aunque el déficit de cuenta corriente de Turquía y la deuda a corto plazo son grandes, la financiación ha demostrado su resistencia a lo largo de los Hermanos colapso post-Lehman y la crisis eurozona. La abundancia de liquidez mundial ha apoyado la financiación CAD y las reservas internacionales aumentaron a casi USD114bn (cinco meses de importaciones de bienes y servicios) en abril.

Sin embargo, mucho dependerá de cómo las autoridades responden a las protestas. Mal manejada, la situación podría escalar, con consecuencias adversas para la economía. Inestabilidad política y social persistente puede impedir el turismo, desestabilizar a las entradas de capital a corto plazo, hacer subir la inflación y el crecimiento económico daños. Aspiraciones a largo plazo para atraer más IED también podría sufrir un revés. Si estos avances a ocurrir y tener un efecto material adverso en la economía, el descontento podría ejercer presión sobre la calificación soberana.

Nos pasaron a Turquía a 'BBB-' desde 'BB +', en noviembre.



Texto original en inglés de Fitch:

07 Jun 2013 6:33 AM

Current Level of Protest in Turkey Not a Rating Threat

Fitch Ratings-London-07 June 2013: The anti-government protests in Turkey are not a threat to the sovereign's 'BBB-' rating at present, Fitch Ratings says. The level of unrest is well within the tolerance of political stability embedded in the current rating, and the economic impact so far is minor.

Low political stability and, in particular, low World Bank voice accountability indicators (the latter falling well short of the 'BBB' median) have long been a feature of Turkey's sovereign credit profile and are already considered weaknesses in our sovereign rating assessment.

With this in mind, it is perhaps not surprising that the protests, in response to the perceived authoritarian tendencies of Prime Minister Recep Tayyip Erdogan and the Justice and Development Party (AKP), have emerged ahead of a heavy election schedule. There are local and presidential elections in 2014 and a general election in 2015, and Turkey's traditional secular opposition has struggled to make itself heard.

Parallels with the Arab Spring should not be overplayed. So far, the demonstrations have attracted educated, middle-class Turks rather than disaffected workers or the unemployed. The AKP has democratic legitimacy and a strong parliamentary majority, good poll ratings, and has delivered much of its original mandate over three electoral terms. Nevertheless, the protests may yet cause the government to reassess its stance on constitutional reform and enhanced powers for the presidency, and advocates of a more cautious approach should get a greater hearing.

Similarly, the demonstrations have not been on the scale that would bring about the kind of economic dislocation that has occurred in parts of the Arab world in recent years. The Turkish economy has performed well, inflation has come down, and unemployment in 2012 was at a seven-year low of 9.2%. Although Turkey's current account deficit and short-term debt are large, financing has proved resilient throughout the post-Lehman Brothers collapse and eurozone crises. An abundance of global liquidity has supported CAD financing and international reserves rose to almost USD114bn (five months' imports of goods and services) in April.

Nonetheless, much will depend on how the authorities respond to the protests. Poorly handled, the situation could escalate, with adverse consequences for the economy. Persistent political and social unrest could deter tourism, destabilise short-term capital inflows, drive up inflation and damage economic growth. Longer-term aspirations to attract more FDI could also suffer a setback. If such developments were to occur and have a material adverse effect on the economy, the unrest could exert pressure on the sovereign rating.

We upgraded Turkey to 'BBB-' from 'BB+' in November.
 
Top