En el día de ayer Fitch nos sorprendió al considerar a los clientes minoristas de Preferentes y Subordinada como un elemento a tener en cuenta en la Calificación Crediticia de los bancos españoles y con ello dándoles un valor que el propio sistema financiero y más en concreto los bancos recatados con el dinero público y bajo en control del FROB no tienen.
Participaciones Preferentes y Deuda Subordinada
Participaciones Preferentes y Deuda Subordinada

Aunque la nota de Fitch no aclara realmente la posición de la agencia crediticia, si deja entrever que en función de como actúen las diversas instituciones españolas respecto a sus clientes minoristas tomará una posición más positiva o negativa.

Mi interpretación es que si el banco actúa de manera diligente y asume parte de las pérdidas provocadas a los clientes minoristas respecto a las participaciones preferentes y deuda subordinada, la agencia lo considerará como una acción positiva por parte de la entidad  y de preocupación por proteger su cartera de clientes minoristas.

Pero esta visión tan sólo es aparente, si bien se debe puntualizar que Ficth consideró ya hace tiempo que las practicas de la banca española a la hora de colocar instrumentos híbridos eran cuando menos discutibles debido a que eran productos complejos destinados a clientes institucionales y no minoristas, también ve que existen enormes posibilidades que los clientes minoristas comiencen a demandar de forma masiva a las instituciones financieras con altas posibilidades de éxito y con ello un negativo impacto sobre el capital del banco que afectaría directamente a los planes de saneamiento ya aplicados y existiendo la posibilidad de tener que realizar inyecciones de dinero público.

Como se puede observar, existe la posibilidad por falta de acuerdo con los clientes minoristas poseedores de Preferentes y Subordinada de la necesidad de un nuevo rescate y esto si que afectaría muy negativamente a los bancos que se vena afectados.

El texto que viene a continuación es la traducción al castellano de la nota de prensa original de Fitch, pero para aquellos que prefieran leerla en su idioma original, inglés lo pueden hacer después del texto en castellano.

NOTA DE PRENSA DE FITCH

Fitch: La compensación de productos híbridos españoles supone una conducta arriesgada

Fitch Ratings-Barcelona/London-18 febrero de 2013:

Un posible tendencia a limitar las pérdidas para los clientes minoristas que adquirieron participaciones preferentes y deuda subordinada sujetos a caución en virtud de los procedimientos de reestructuración de bancos en España. Fitch Ratings afirma que esto podría dar lugar a unos costes soportados, poniendo de relieve el valor de franquicia frente a sus clientes y la creciente importancia de los riesgos de este tipo de conducta para los bancos.

Cualquier acción para hacer que los bancos con déficit de capital de acuerdo con las pruebas de estrés oficiales (Grupo 1 y los bancos del Grupo 2) compensen la venta abusiva de estos productos supondría un probable aumento en los costes de recapitalización para el Estado español. Los compradores de los bancos en problemas pueden decidir compensar las participaciones preferentes y deuda subordinada de los inversores por las pérdidas sufridas como parte de los costes del rescate en un esfuerzo para ganar su lealtad. Queremos evaluar cualquier compensación prevista de participaciones preferentes y bonos convertibles minoristas en nuestro análisis del perfil de crédito de los bancos afectados.

Estimamos que dicha compensación para los bancos recapitalizados debe ser alrededor del 20% del valor de las cargas. Creemos EUR15bn en participaciones preferentes y deuda subordinada está potencialmente sujeto a estas cargas. Esta compensación del riesgo es mayor para los instrumentos emitidos hace más de cinco años, donde los procedimientos de información y venta se han endurecido

Las posibles reclamaciones, es probable que surjan de los inversores en deuda subordinada y participaciones preferentes de las instituciones y sus subsidiarias del Grupo 1 y Grupo 2 . Estos valores están sujetos a pérdidas como parte del proceso de recapitalización acordado entre España y el Eurogrupo. Por ejemplo, la semana pasada fondo de España reestructuración, el FROB, ha anunciado que los inversores en participaciones preferentes y deuda subordinada de la nacionalización del Banco de Valencia sufrirá pérdidas del 85% -90%.

Una proporción significativa de las participaciones preferentes de los bancos españoles se vendieron a clientes de sucursales. Tras el acuerdo de los procesos de arbitraje con algunos bancos, los clientes particulares podrán solicitar una indemnización en un procedimiento que haya supervisado por el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Otros bancos españoles no están sujetos a la recapitalización de las autoridades internacionales a través del FROB también tomaron medidas en a lo largo de 2012 para preservar su base de clientes al por menor. Ofreciendo intercambios voluntarios de participaciones preferentes y deuda subordinada a por otros instrumentos como acciones o bonos obligatoriamente convertibles. Estas operaciones se llevaron a cabo por lo general sin tener en cuenta al inversor minorista aunque con un éxito considerable en algunas ocasiones o ninguno en otras. Esto permitió la conversión de instrumentos híbridos en instrumentos más líquidos.

Otro ejemplo de un banco ha tomando medidas para proteger sus clientes al por menor es Banco Popular Español, un banco del Grupo 3, que abordó el déficit de capital de acuerdo con la prueba de esfuerzo oficial privado. El banco cambió su definición de beneficio distribuible respecto a a las participaciones preferentes en su preferencia documentación acciones para poder incluirlas en las reservas de libre disposición, por lo que al menos probable que los cupones de acciones preferentes se aplazarán y quedaran contabilizados como pérdidas contables en un año.

Bancos del Grupo 1 son los más débiles, y son controlados por el FROB, los del Grupo 2 tenían déficit de capital de acuerdo con la prueba de esfuerzo oficial que debía ser cubierto por las autoridades internacionales a través del FROB. Los bancos del Grupo 3 han sido capaces de recapitalizarse en el mercado privado.


TEXTO ORIGINAL

 Fitch: Spanish Bank Hybrid Compensation Highlights Conduct Risks

Fitch Ratings-Barcelona/London-18 February 2013: A possible trend toward limiting losses for retail customers who acquired preference shares and subordinated debt subject to bail-in under bank restructuring procedures in Spain could lead to redress costs, Fitch Ratings says. This highlights the value of client franchise and the increasing importance of conduct risks for banks.
Any actions to make banks with capital shortfalls under official stress tests (Group 1 and Group 2 banks) redress the mis-selling of these products would be likely to increase recapitalisation costs for the Spanish state. Acquirers of troubled banks may decide to compensate preference shares and subordinated debt investors for any losses suffered as part of bail-in proceedings in an effort to win their loyalty. We would assess any expected compensation of retail preference shares and convertible bonds in our analysis of the affected banks' credit profile.

We estimate that such compensation for recapitalised banks should be only around 20% of the value of instruments subject to burden-sharing. We believe EUR15bn in preference shares and subordinated debt is potentially subject to burden-sharing. Redress risk is higher for instruments issued more than five years ago, as procedures for sales and documentation have since tightened.

Potential claims will most likely arise from investors in subordinated debt and preference shares of the Group 1 and Group 2 institutions and their subsidiaries. These securities are subject to losses as part of the recapitalisation process agreed between Spain and the rest of the Eurogroup. For example, last week Spain's restructuring fund, FROB, announced that investors in preference shares and subordinated debt in the nationalised Banco de Valencia will suffer losses of 85%-90%.

A significant proportion of Spanish bank preference shares were sold to branch customers. Following agreement of arbitration processes at some banks, retail clients will be able to request compensation in proceedings to be led by the Bank of Spain and the Spanish stock-market supervisory agency.

Other Spanish banks not subject to recapitalisation by international authorities via the FROB also took measures in 2012 to preserve their retail client base. They offered voluntary exchanges of preference shares and subordinated debt into other instruments such as shares or mandatory convertible bonds. These transactions were generally conducted without the retail investor taking a significant hit, if any at all, and allowed the conversion of hybrid instruments into more liquid instruments.

Another example of a bank taking steps to protect its retail customer franchise is Banco Popular Espanol, a Group 3 bank, which addressed the capital shortfall under the official stress test privately. The bank changed its definition of distributable profit in its preference shares documentation to include distributable reserves, making it less likely that coupons on preference shares will be deferred by an accounting loss in one year.

Group 1 banks are the weakest, and are controlled by the FROB. Group 2 banks had capital shortfalls under the official stress test that needed to be met by international authorities via the FROB. Group 3 banks are or have been able to recapitalise themselves privately.

 
Top