Quod natura non dat salmantica non praestat

Este informe del día 3 de septiembre de Fitch toma relevancia de haber aprobado el BCE la compra ilimitada de deuda soberana de los países bajo presión en el mercado secundario. En este caso hablaríamos específicamente de España.

La agencia de calificación considera que sería beneficioso una compra masiva de deuda ya que supondría una relajación de la deuda soberana española, dando tiempo para que las reformas emprendidas por el gobierno fueran dando sus frutos.


Fitch mantiene que esta ayuda en los mercados secundarios no supondría una rebaja en la calificación de la deuda soberana siempre y un impás  hacia la obtención de financiación a través del crédito privado. En el caso de que la compra ilimitada de deuda se convirtiera en la única fuente de financiación, la agencia de calificación, aún cuando consideré que es un escenario poco probable, pondría en revisión la calificación de la deuda soberana es española.

Fuente "El Economista" Programa de compra de deuda soberana española del BCE
Una vez explicado el contenido de la nota de Fitch, mi opinión sobre la compra ilimitada de deuda soberana española es distinta a la la agencia de calificación. Primero, la compra ilimitada de deuda soberana supondrá que España deberá pedir un rescate parcial acudiendo a una linea de crédito preventiva de los Fondos de Rescate Europeos o total, y ya es sabido las consecuencias de un rescate, aumento del paro, crecimiento negativo de la economía, fuerte reducción de la protección social, venta de los bienes del estado, traspaso de la sanidad a la gestión privada, etc. En conclusión, supondrá la pérdida de soberanía nacional y la quasi extinción del estado de bienestar en beneficio de lo privado.

Cual sería el lado positivo, la reducción de la presión sobre lo intereses de la deuda y con ello una nueva carta libre para el gasto de las instituciones políticas en la aplicación de las reformas de contención económica, el mantenimiento de los gastos suntuarios de los políticos y de sus partidos, linea sin límite para el rescate bancario, etc. En definitiva, la medida del BCE no ayudará en nada ni a los ciudadanos, ni a las empresas que son precisamente los pilares por un lado de la sociedad y por otro de la economía real.

Este rescate también me lleva a una pequeña reflexión sobre la crisis. Si la crisis en su primera fase se denominó crisis financiera y fue provocada por las operaciones sin liquidez en el mercado de deuda y en lo mercados de derivados de los bancos. Y esta segunda fase, se ha denominado crisis de deuda soberana producto del gasto sin control de los políticos con el dinero público generando una deuda insostenible en algunos casos ¿por qué se premia a los malos gestores privados, los bancos, con rescates financieros y a los malos gestores públicos, con compra ilimitada de deuda soberana?

Creo que la respuesta de este mundo al revés no la dio John Kennedy Toole en su libro "La conjura de los necios" y es que estamos gobernados por mediocres y necios que prefieren destruirlo todo antes de reconocer su propia necedad. Por desgracia la crisis actual la podríamos denominar como el libro de Toole "la conjura de los necios".


Nota de Fitch
A petición del Gobierno español para el apoyo financiero adicional del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera Estabilidad Instalación / Europea (EFSF / ESM) en la forma de compra de deuda soberana española en el mercado primario y / o secundario no provocaría acción de calificación negativa de Fitch Ratings.

Compras de bonos soberanos por parte del EFSF / ESM, sobre todo si se acompaña de compras en el mercado secundario por parte del BCE, reducirían significativamente el riesgo de una crisis de liquidez autocumplidas y ayudaría al gobierno español mantener el acceso a la financiación del mercado económico y aliviar la presión sobre las calificaciones soberanas de España . Dicha ayuda externa podría proporcionar España con el margen de maniobra para aplicar sus ambiciosas reformas fiscales y económicas. La credibilidad del esfuerzo de consolidación fiscal de España y el programa de reforma estructural también podría potenciarse con la "política condicional" naturaleza de la ayuda, España tendría que aceptar un Memorando de Entendimiento (MoU) con la ESM / EFSF.

Sin embargo, si las compras de bonos por parte de la EFSF / ESM y / o BCE terminan como un sustituto, en lugar de apoyar el acceso a fuentes de capital privado, Fitch colocaría las calificaciones soberanas de España bajo revisión. Si dependiera en exclusiva de la política exterior de la financiación condicionada, esto  exacerbaría las preocupaciones sobre la subordinación implícita de los tenedores de bonos existentes por los acreedores oficiales y el riesgo de la participación del sector privado, si no hubiera perspectivas de recuperar el acceso a los mercados en un futuro próximo.

Fitch considera que este escenario tan improbable y es su caso base que España va a hacer suficientes progresos hacia la solución de los desequilibrios macro-financieros, incluidos la reestructuración del sector bancario, que mantendrá el acceso al mercado, aunque con el apoyo financiero de la ESM / EFSF y el BCE.
 
Top