En la jornada de ayer los mercados financieros internacionales se dejaban seducir en un primer momento por los rumores de ampliación del EFSF y esto se vio reflejado en la subida generalizada de los mercados financieros mundiales. Pero a medida que avanzaba la jornada, los canticos fueron perdiendo fuerza y comenzaron a correr rumores sobre la el estancamiento de las conversaciones entre Francia y Alemania. 

Este contra rumor hizo que los mercados financieros norteamericanos se giraran y cerraran en negativo.

En la jornada de hoy las bajadas se han generalizado tanto en Asia como en Europa y movimiento final dependerá nuevamente de los rumores que surjan a propósito de las medidas que se vayan a tomar en la reunión del 23 de octubre.

Los mercados financieros asiáticos bajaron con fuerza
Como era de esperar, los mercados financieros asiáticos recogieron el guante de las pérdidas de los mercados financieros norteamericanos, con una bajada media de -2,7%. Por índices, el mercado financiero chino bajó un -1,94%, el Nikkei un 1,0%, el Kospi un 2,0%.

Esta bajada generalizada de las bolsas asiáticas evidencia que la crisis de la deuda soberana europea no es un problema regional, como afirman los norteamericanos, sino una crisis de carácter global, que afecta a Asia y más  en concreto a las economías emergentes.

Cada vez resulta más evidente, que el papel de China puede ser crucial para la resolución de la crisis europea.

Como mantuve en el análisis de ayer, se necesitará la liquidez China para poder implementar el EFSF y que Europa pueda hacer frente a todos los retos que se le presentan en el corto plazo.

Creo que sería conveniente, que esta participación de los países emergentes comenzara a tomar forma a través del FMI o de sus fondos soberanos. Esta participación activa supondría u bálsamo de tranquilidad para los mercados financieros internacionales, además de reducir la presión sobre la deuda soberana europea y el consiguiente aumento de costes financieros.

En definitiva, que se implemente la participación de los países emergentes en este segundo plan Marsall para Europa.

Mercados financieros europeos abren con recortes
Los mercados financieros europeos han seguido la tendencia a la baja de los norteamericanos  y asiáticos y las perdida media en estos momentos es del 1%.

Los mercados financieros europeos se debaten entre dos aguas, por un lado el gobierno alemán que les trasmite que de la reunión de los jefes del gobierno de la Unión Europea del 23 de octubre no saldrán soluciones para la actual crisis y por otro, el gobierno francés que transmite todo lo contrario.

En medio de esta vorágine la Unión Europea siguiendo su línea de actuación de no enfrentar los problemas aprueba la prohibición en CDS al descubierto. Esta medida es estupenda bajo la óptica de los políticos europeos, si tenemos problemas con la deuda soberana y el problema viene de los mercados de CDS, prohibamos la compra de CDS para acabar con el problema.

El problema es que los mayores partícipes en este mercado no están en Europa. Segundo, quizás los problemas no son los CDS, sino la política de gasto de los gobiernos y las cifras desorbitantes del déficit público.

En definitiva, si los gobiernos europeos no hubieran gastado como posesos, quizás hoy no habría problemas con los CDS y la deuda soberana se hubiera mantenido en niveles aceptables, no supondrían  una sangría de gastos financieros para los estados. O mejor dicho, no para los gobiernos, sino para los contribuyentes.

Con esta actitud por parte de los gobiernos europeos la declaraciones de Durao Barroso pidiendo “avances decisivos en la cumbre del domingo” con el fin de no llegar con las manos vacías a la reunión de noviembre del G20, no son más que buenas palabras que incluso pecan de inocencia. Los gobiernos europeos seguirán practicando la técnica del avestruz, escondiendo la cabeza esperando que el tiempo lo arregle todo.

El último apunte en la sección europea, son las declaraciones de director de análisis de la agencia de calificación Moodys, Steve Cochrane, que considera que no existe forma de evitar que Grecia entre en default. Esas declaraciones me parecen que muestran las cosas tal y como son y la única manera de evitar que la caída de Grecia afecte al resto de la Unión Europea es establecer un plan escalonado de salida temporal de Grecia de la Unión Europea.

Los mercados financieros norteamericanos y los rumores
En la jornada de ayer los mercados financieros norteamericanos cerraron en negativo llevados por los rumores del estancamiento de las conversaciones entre los gobiernos alemán y francés.

La manera deshojar la margarita que tienen los mercados, se ve reflejada en el índice VIX, que ayer subió un 9,13%, llegando al 33,44%, un nivel que sigue indicando la inseguridad de los mercados financieros.

Para añadir un poco más de tensión, los resultados empresariales de ayer no convencieron al mercado y más en concreto, decepcionaron los de Appel.

Si a todo esto unimos las conclusiones del libros Beige que habla de crecimiento lento y modesto de la economía norteamericana por un lado y los mensajes contradictorios de los miembros de la FED por otro. El resultado final es un clima de inseguridad en los mercados financieros, que se mueve  a golpe de declaración y no de datos macroeconómicos objetivos.

En los próximos días el clima de inseguridad continuara a la espera de resultados de la reunión del domingo 23 de la Unión Europea, e la reunión del G20 a principios de noviembre y de las novedades, si las hay de las actas del FMOC de noviembre. En función de las medidas que salgan de cada una de estas reuniones, los mercados tomaran una u otra dirección.

Aunque no lo parezca, aún hay recorrido de bajada.
 
Top