Mercados financieros asiáticos
Tras un cierre en positivos del mercado financiero norteamericano el viernes, los mercados asiáticos han seguido el camino marcado por Nueva York y hoy han cerrado con una subida media del 1,7%, destacando en Nikkei con una subida del 1,5%. En el otro lado, el mercado financiero chino ha cerrado plano.

Este comportamiento plano de China se debe a varios factores; por un lado la tensión comercial existente entre China y Estados Unidos. A esta tensión comercial se añaden los puntos de vista contrarios mantenidos en la reunión del G20 este fin de semana apropósito de  como abordar la crisis de la deuda soberana europea y además los últimos datos macroeconómicos tampoco han ayudado.

La masa monetaria M2 ha caído un punto por debajo de esperado, creciendo un 13%, el nivel más bajo desde el año 2.005. La M1 también cayó a un crecimiento del 8,9%, lo cual supone dos puntos y medio por debajo de lo esperado.

Extendiéndonos sobre las posiciones encontradas entre China y Estados Unidos en la reunión de ministros del G20, se mostró de manera clara la imperiosa necesidad de los países emergentes capitaneados por China de acelerar la recuperación económica de Europa para evitar el contagio a sus economías y por otro lado la imperiosa necesidad de Esta dos Unidos de limitar el gasto del Estado para poder utilizar ese dinero para el estímulo de su propia economía. No olvidemos que el mayor partícipe en el FMI son los Estados Unidos.

Esta disparidad de criterios a la hora de ayudar a la recuperación europea podría conciliarse sin problemas, pues no sería necesaria una mayor participación norteamericana en los fondos del FMI, lo único que no tendría que hacer Estados Unidos es entorpecer el mecanismo de financiación habilitado por el FMI para encauzar el capital chino y de los demás países emergentes que desearan participar en  estos fondos de ayuda.

Otro problema muy distinto es que Europa acepte las condiciones impuestas por China. Y  me refiero a que lo primero que se le pide a Europa  sólo son dos cosas, la primera que acepte y reconozca el problema de la deuda soberana y  las consecuencias de la misma. El segundo, que implemente medidas efectivas de ajuste en el corto plazo para comenzar a solucionar el problema.

Estas dos peticiones que son de sentido común chocan con la idiosincrasia europea. La  primera choca con la soberbia de sus líderes, que prefieren hundirse o achacar el problema a otros antes que admitirlo. La segunda también choca  con los mecanismos de funcionamiento de la burocracia europea. Dichos mecanismo son lentos e ineficaces y para poder implementar medidas efectivas y en el tempo correcto.

Lo que parece claro, es que si Europa quiere la ayuda de los países emergentes, deberá efectuar cambios profundos en sus mecanismos de actuación y mejorar notablemente la eficacia y la coordinación.

Los mercados financieros europeos y el G20
La reunión de los ministros de fianzas del G20 este fin de semana no ha aportado nada nuevo o al menos nada que no haya sido tratado desde estos análisis diarios. El comunicado final concluye que Europa de maximizar el impacto de EFSF; segundo que debe de dotar a los bancos de la liquidez necesaria y que la política monetaria deberá seguir soportando la recuperación económica y por último admite la posibilidad de participación del FMI en la provisión de liquidez en el corto plazo.

Sobre el primer punto surge la polémica de si el EFSF debe apalancarse para poder aumentar su capacidad de acción o son los gobiernos en primera instancia quienes deben soportar los problemas locales y en segundo término actuar el EFSF si fuera necesario.

Este primer punto va unido a la segunda conclusión de la reunión, la liquidez de los bancos y quién debe aportarla, los Estados, El BCE a través de la compra de deuda o el EFSF.
La tercera conclusión podría unir a las dos anteriores, ya que si el FMI apoyará la liquidez Europea, esto permitiría una mejor actuación de EFSF sin necesidad de apalancarse y disminuiría la presión sobre los estados para buscar un equilibrio entre el control presupuestario y la aportación de liquidez al sistema local bancario.

La última conclusión no enfrenta directamente con la posibilidad de la creación de los Eurobonos que podrían ser una solución eficaz para la crisis de la deuda soberana europea. Pero antes de implementar esta solución sería necesaria una armonización fiscal entre los países de la zona euro y una reestructuración de Tratado de Lisboa, que permitirá una coordinación real entre las diferentes políticas fiscales.

Mi conclusión es que las soluciones para la actual crisis no vendrán tanto de los políticos, sino de la ayuda del FMI y de los países emergentes y por otro lado de las políticas de los Bancos Centrales. Esta conjunción de elementos proporcionaría el tiempo necesario para que los mecanismos políticos comenzaran a actuar de manera efectiva y consiguieran coordinarse para dar una respuesta colectiva y fuerte que permitiera tanto calamar a los mercados, como comenzar una lenta pero segura recuperación económica.

Los Mercados financieros norteamericanos
Tras un cierre semanal en positivo, y rompiendo niveles de resistencia el S&P importantes, 1.226. A que se enfrentan los mercados financieros norteamericanos esta semana.

Por un lado el flujo de dato empresariales será una constante a lo largo de la semana, pensemos que tan sólo 36 empresas de S&P han presentado resultados. Eso si el 70% de las mismas han estado por encima de lo esperado.

Pero no sólo los resultados empresariales influirán en los mercados financieros norteamericanos, también la evolución de la crisis de la deuda soberana europea y las declaraciones que vayan haciéndose a lo largo de la semana determinaran el ánimo de los inversores.

Esta recuperación de los mercados, podría ser como el cierre de una herida en falso si la reunión del día 23 de la Unión Europea no aporta un plan creíble y aplicable en el corto plazo. La falta de soluciones llevaría nuevamente los temores a los inversores y los recortes aparecerían de nuevo en los mercados financieros internacionales.

Mi conclusión es que ante un mercado aparentemente alcista, pero aún sin un buen soporte aportado por las medidas a corto plazo de los políticos, es altamente arriesgado. Lo prudente es esperar al comunicado de la reunión del 23 y aún después de dicho comunicado mantenerse en la prudencia hasta después de la reunión del G20 de primeros de noviembre.

El VIX el viernes bajo un -8%, poniéndose en niveles del 28,24%.

Los futuros de Chicago vienen en negativo, el S&P -4, el Down -37 y el NASDAQ -13.75. 
 
Top