Como viene ocurriendo desde el verano, los mercados financieros internacionales se enfrentan esta semana a nuevas tensiones de la deuda soberana europea, que viene prologado por la rebaja de Fitch sobre España e Italia y de Moodys sobre Bélgica.

A  esta tensión de la deuda soberana se añade los problemas de liquidez de la banca Europea.

Como elemento positivo, los Estados Unidos parece que de momento están evitando la entrada en una segunda recesión y esta apreciación viene apoyada en la mejora de los datos de empleo. Esta mejora en el empleo permitiría a la economía norteamericana volver a la senda del crecimiento. Como siempre repito, 2/3 del PIB de Estados Unidos proviene del consumo interno.

Pero este dato para que sea realmente válido, deberá estar acompañado por la mejora de los datos empresariales para transmitir a los mercados financieros que la crisis de la deuda soberana europea sólo ha tenido una repercusión lateral en la economía norteamericana. Al menos de momento.

En definitiva, los mercados financieros estarán atentos a las decisiones que se tomen en Europa a propósito de Grecia y las soluciones que se implemente para el problema de liquidez de la banca europea. Además de analizar los resultados empresariales que comienzan esta semana, permitiendo conocer la repercusión de la actual crisis en la economía real.

Mercados Financieros asiáticos
Tras la alegría de la semana pasada con fuertes subidas, en el comienzo de esta semana los mercados financieros asiáticos han cerrado el primer día de cotización con subidas moderadas. La media del cierre de los mercados financieros asiáticos ha sido del 0,5%, pero con el Nikkei cerrado y con la bolsa China en negativo, con un 0,72% de descenso.

No hay que perder de vista las tensiones de la cotización del Yuan y el temor a la burbuja inmobiliaria China y sus consecuencias. Consecuencias que conocen perfectamente en Europa y más en concreto en España.

Mercados financieros europeos
Los mercados financieros europeos nuevamente dependerán de las decisiones políticas para la toma de decisiones de inversión. Esta continuada dependencia de la política provoca que la aversión al riesgo tenga un carácter paranoico, llevando a los mercados financieros a subir un día y al día siguiente a bajar, basándose en los rumores sobre futuras decisiones políticas.

Esta inercia sólo puede provocar caos incertidumbre. Hay que tener presente que los políticos soy los reyes del doble lenguaje, piensan una cosa y dicen otra. Mientras que los mercados hacen los que piensan, o al menos lo intentan.

En este clima de incertidumbre declaraciones como las que hacen Merckel y Sarkozy después de su reunión de este fin de semana, no son nada aclaratorios sobre las medidas a tomar  sobre el problema de liquidez de la banca europea.

Dos ejemplos de estas declaraciones, “se hará todo lo necesario”, o “se tomaran todas las decisiones necesarias”. Me recuerdan a la forma que tienen los presidentes s de los Bancos Centrales de hablar.

Como nota aclaratoria me gustaría decirles a los políticos, que intentan implementar medidas apoyándose en el Oráculo de Delfos es sino complicado, imposible.

En una situación como la actual que el consejero del BCE Liikanen, como las más graves desde la Segunda Guerra Mundial, los mercados financieros están necesitados de actuaciones reales de forma inmediata.  Pero los políticos insisten en vivir en una franja horaria diferente a la de los mercados financieros y la economía real.

La liberación del sexto tramo para el rescate griego sufre continuos retrasos, cuando resulta evidente que lo tendrán que liberar para evitar el efecto dominó del default griego.

En este sentido deberían aprobar con carácter inmediato la liberación de los fondos y presentar un palan coherente para la salida ordenada de Gracia de la Unión Europea.

La situación Griega me recuerda al protocolo de actuación ante un gran desastre. En dichas situaciones se priorizan aquellas personas que tienen posibilidades de sobrevivir y no se centran en aquellos que van a morir. Si no se actuara así, morirían los unos y los otros. Pero parece que los políticos europeos se siguen empecinados en salvar al enfermo quien agoniza y no se centra en los que están graves, pero aún tiene posibilidades de salvarse.

Dos de estos enfermos graves son España, Italia y Bélgica. Fitch ha rebajado la deuda soberana de España e Italia, en el primer caso de España dos escalones, desde AA+ ha AA- y en el de Italia un escalón, desde AA- hasta A+ y en ambos casos con Outlook negativo.

Fitch advierte sobre las repercusiones sobre la actual crisis de la deuda soberana en la economía italiana poniendo en peligro su propia deuda. A este factor añadir dos más, la inestabilidad política y la desconfianza en aumento sobre la banca italiana.

En el caso de España el problema estructural del desempleo y la expectativa en una contracción en el crecimiento hace d esta economía muy vulnerable al contagio provocado por la crisis griega.

Subraya el lastre que supone  el déficit de las Comunidades Autónomas en el conjunto del estados española.

Como elemento positivo, destaca las medidas tomadas por el gobierno y apoyadas por la oposición para el control del déficit público. También prevé que a partir del 2015 la economía española crecerá por encima de la media europea.

En cuanto a Bélgica, país olvidado en cuanto a su riesgo de contagio, Moodys ha puesto en perspectiva negativa su deuda soberana, actualmente es Aa1.

No olvidemos que uno de los mayores perjudicados por Dexia ha sido Bélgica, quien se ha hecho en un tercio de dicha entidad por valor de €4.000M. El conjunto de garantías a aportar a Dexia será de  €90.000M.

Esta cantidad aportada en garantías a Dexia me hace pensar en la cifra que se maneja como necesaria para aportar liquidez a la banca europea de €100.000M sea más bien escasa y que la cifra más real es la que se ha mantenido desde estos artículos de €650.000M.

Pero como se obtendrá este dinero, políticamente no está claro. Francia mantiene que tiene que hacerse a través de fondos públicos y Alemania que debe primero aprovisionarse en os mercados financieros.

Mi punto de vista es que será mixta, primero acudirá en busca de la liquidez del BCE, en segundo lugar exprimirá a los ya maltrechos presupuestos estatales y por último agotará los fondos del EFSF.

Seguramente si cuando avisó de esta situación la gerente del FMI Lagarde se hubieran comenzado a tomar medidas, los €100.000M podrían haber sido suficientes, pero creo que cuando estas medidas lleguen la cifra será mucho más alta.

Los mercados financieros norteamericanos
Hoy en Estados Unidos es festivo y no habrá mercado de bonos y se espera una actividad muy limitada en la renta variable.

Como único elemento a comentar es la aprobación de exención de impuestos de los beneficios en el exterior de las compañías norteamericanas. Esta exención animaría al mercado financiero norteamericano.

El VIX del viernes sólo descendió un 0,19%, quedando en 36,08%. Estos niveles siguen siendo muy altos y muestran la alta incertidumbre de los mercados financieros. 
 
Top