Tras el desastroso día de ayer en las bolsas mundiales y hoy confirmado por las bajadas de las bolsas asiáticas, las bolsas europeas rebotan débilmente y acercándose al 1%. En esta situación de alta volatilidad, 40%/44%,  cercana a los máximos del mes de agosto, 48%, ¿cómo reaccionan los políticos ante este aumento a la aversión al riesgo? De ninguna manera.

Lo que está sucediendo en los mercados mundiales no es más que un reflejo de las medidas que tendrían que haber tomado los políticos en su momento y que siguen retrasando. Ante esta pasividad, los mercados corrigen de forma radical ante la expectativa de una nueva recesión.

Es necesario recordar las claras declaraciones de Lagarde sobre la necesidad de capitalización de los bancos europeos para hacer frente a próximas crisis. Esta capitalización la ha cifrado en €20.000M.
Ante este panorama, en el día de ayer los bancos sufrieron un fuerte castigo junto a la deuda soberana de los países recatados y los que pueden contagiarse. Italia llegó a los 371 pbs y España a los 341 pbs. Hoy la deuda soberana de estos dos países sigue bajo presión; en el caso de España el diferencial con el bono alemán está en 330 pbs  con un TIRes del 5,22% y el CDS a 5 años a 425.85 pbs, mientras que el CDS de Italia está en 460.19 pbs.

A esta complicada situación de la deuda soberana no está ayudando nada la tibieza del gobierno italiano en aplicar sus propias medidas para controlar en déficit. Esta actitud provoca nuevos temores que se reflejan en la presión sobre la deuda soberana.

Tampoco ha ayudado el retraso de la reunión para la resolución  del segundo recate a Grecia, ni la actitud del gobierno griego exigiendo la conversión del 90% de la deuda para que pueda aceptar el plan de rescate.
Como en la mayoría de las ocasiones, los políticos intentan hacer ver que no va a llegar un periodo de deflación y una nueva recesión, pero las cifras y la falta de confianza en su palabras hacen que los mercados sigan descontando la peor situación posible.

Este viernes se reúne el G7 para tratar la situación económica actual, pero de nuevo los único que se puede esperar de esta reunión son conclusiones generales y ninguna medida concreta y precisamente eso es lo que está esperando el mercado. Incluso el propio Trichet (BCE) ha instado a las autoridades políticas de la Unión Europea para que tomen de inmediato medidas para hacer efectivo el segundo plan sobre Grecia. Pero como siempre los políticos van por un lado y el mundo por otro.

En el plano macro económico malos datos para Europa y nos quedaría el ISM no manufacturero de Estados Unidos y una comparecencia que me gustaría destacar, la de Stern el gobernador de la FED de Minneapolis. Stern, representa la tendencia más favorable a la aplicación de medidas de estimulación para impulsar el crecimiento tales como el QE3.

Hoy, se presenta una nueva jornada con alta volatilidad y con los futuros de Chicago en negativo por lo que es bastante seguro que el cierre de los índices sea nuevamente en negativo.
 
Top