En estos momentos los mercados se mantienen en un estado de pavor y aversión al riesgo constante, el temor permanente se ha adueñado de los inversores y mejora la situación por rebotes técnicos efímeros.

Hoy los mercados nuevamente han decidido seguir descontando un escenario en el que se prevé el default de Grecia y la no implementación de un QE3.

Asia ha cerrado con fuertes pérdidas aun cuando los datos de China no han sido malos. La inflación se ha moderado hasta el 6,2% desde niveles del 6,5% en julio aunque el empuje de los alimentos fresco 13,4% anual,  ha impedido que sea mejor el dato. Habrá que estar pendientes de si el gobierno chino toma nuevas medidas restrictivas con el fin de controlar la inflación.

Pero entremos en los auténticos problemas que llevan a los mercados a un VIX del 38,52% en el S&P.

La situación actual del segundo plan de rescate a Grecia está provocando serias fuertes tensiones dentro de la Unión Europea. Estas tensiones son producto del incumplimiento de la política de ajuste de Grecia y por la exigencia de cobertura del 90% de la deuda. Esta postura de Grecia ha sido recibida por el mercado como un claro signo de default en los próximos días.


La Unión Europea se encuentra en un cruce de caminos que determinara el propio futuro de la institución. Por un lado, si admite la postura rebelde del gobierno griego, el resto de los países intervenidos querrán el mismo trato y esto será el fin del EFSF. Por otro lado, si la Unión Europea aplica criterios estrictos para la liberación del sexto tramo del primer rescate y la aprobación del segundo, puede que Grecia se avenga o no; si se aviene continuará la incertidumbre de saber si realmente va a cumplir el acuerdo firmado o si va a volver a incumplirlo de forma sistemática. Esta situación no seguiría produciendo miedo en los mercados y no aliviaría en el corto plazo la tensión constante a la que se ven sometidos.

Si Grecia se negara a cumplir las condiciones de la Unión Europea, no quedaría más remedio que sacar del Euro a Grecia y dejar que cayera con el fin de poder salvar al resto de la UE y en concreto a los países que si están cumpliendo el ajuste fiscal, además de permitir reservar los fondos destinados a Grecia para ser utilizados si la banca europea entrara nuevamente en una crisis de liquidez tal y como la Directora Gerente del FMI Lgarde ha pronosticado.

A esta compleja situación se une la recalificación de Moodys de los tres grandes bancos franceses en negativo y el agravamiento de la deuda soberana de la zona Euro.

En estos momentos asistimos a un nuevo ataque a la deuda soberana europea y no hablamos sólo de la deuda griega que se cotiza su CDS en 5.842,12 pbs, con una posibilidad de default del 95.85%, sino de los países con posibilidades de contagio que nuevamente se encuentran bajo presión. El CDS de Italia cotiza a 499.70 pbs, con una posibilidad de default del 34,82% y el de España a 427.65 pbs con una posibilidad de default del 30,59%.

Desde este blog, se ha sugerido  la necesidad de una refundación de la Unión Europea como mejor opción para asegurar a medio y largo plazo la supervivencia del proyecto Euro.

Las citas que determinaran el futuro de la economía mundial serán el 14 de septiembre con la reunión de FMI, BCE y la Comisión Europea para liberar los fondos del sexto tramo del primer rescate griego. Lo que suceda ese día marcará la aún más importante reunión del Eurogrupo el 16 de septiembre con el fin de implementar el segundo rescate griego.

El 23 de septiembre, los parlamentos de los países miembros de la Unión Europea deben aprobar el recate a Grecia, que en función de las dos citas anteriores quizás ya no sea necesario.
El 29 de septiembre votación del parlamento alemán sobre el EFSF, determinado su tamaño y su capacidad de actuación.

Por último y no menos importante, la reunión de la FED el 20/21 de septiembre, donde se conocerá si una de las medidas a tomar para la reactivación del crecimiento de la economía norteamericana es el QE3.

En el plano macroeconómico los datos más importantes los tendremos del miércoles en adelante y serán el miércoles ventas  minoristas; el jueves producción industrial y  la encuesta de Nueva York y Filadelfia; y el viernes confianza de la Universidad de Michigan en Estados Unidos. En la Eurozona, el miércoles la producción industrial y el jueves el IPC de julio.
Momentos complicados en la renta variable, como sucede últimamente, habrá que esperar a las decisiones de los políticos para saber hacia dónde va a ir la economía en los próximos meses.
 
Top