Tras las fuertes bajadas en las bolsas mundiales del día de ayer, hoy nos espera una jornada se espera una fuerte volatilidad, que propiciara tanto violentos movimientos alza, como a la inversa. La dirección de estos movimientos se verá influenciada por tres datos macroeconómicos. El primero de ellos será la tasa de desempleo, el segundo las nóminas no agrícolas; esto en Estados Unidos y en Europa la producción industrial alemana que ha sido peor de los esperado, 6,7%.

A los datos macroeconómicos, hay que añadir la presión sobre la deuda soberana de Italia y España y otro factor irracional, los rumores sobre las mismas.

En este momento cada factor negativo que añadamos en un escenario de precrisis como el momento actual,  será un elemento más para aumentar la incertidumbre. De hecho, en el día de ayer se constató un aumento del volumen en los mercados que añadió presión a la venta masiva de títulos.


Por lo que respecta a la deuda soberana de España e Italia en estos momentos los CDS de España cotizan a 430.24 pbs, en máximos, respecto al bono alemán el diferencial es de 368 pbs y el TIRes 6,04% un tanto inferior al día de ayer. Por otro lado los CDS italianos están en máximo también, habiendo roto la barrera de los 400 pbs, estando en estos momentos a 407.72 pbs.

Ante esta situación de la deuda soberana, lo índices de dichos países  han realizado un movimiento al alza que sólo tiene una explicación y es haya habido algún rumor de recompra de la deuda por parte del BCE.

Como nos tienen acostumbrados las autoridades económicas de la UE y en este caso Trichet, su discurso fue decepcionante, transmitiendo a los mercados la incapacidad de tomar las riendas de la actual situación económica,  y lo que es peor aún, la falta de ideas para implementar el plan de rescate griego. A esto debemos unir la recompra de deuda griega e irlandesa por parte del BCE y no de deuda española e italiana, que es exactamente lo que tienen que hacer con el fin de evitar el contagio griego a estos dos países. La consecuencia de esta medida, ha sido que Italia ha atravesado la barrera de los 400 pbs y se ha unido a España en un posible default. En el caso de Italia las posibilidades de default son de 30,24% y las de España de un 31,51%.

Al otro lado del Atlántico, la incertidumbre es la nota predomínate y excepto que el dato de la tasa de desempleo se mucho mejor de lo esperado, se unirá a las pérdidas de las bolsas asiáticas y europeas.

Desde mi punto de vista, la situación económica entrará  en el corto plazo en una nueva crisis, provocada por la clase política, incapaz de enfrentarse a los problemas y ofrecer soluciones efectivas.

 
Top