Los números rojos parecen una constante en las bolsas europeas al comienzo de la sesión. Los índices se mantienen  a la espera de los resultados y filtraciones de la reunión entre Merkel y Sarkozy.

Esta reunión que determinará la dirección de la jornada, quizás este creando unas expectativas injustificadas. Es necesario recordar dos constantes de la política europea. La primera, es la continuada falta de acuerdos entre los políticos europeos que siempre priorizan los intereses partidistas frente al bien común de la Unión Europea. Y segundo, la esperanza en que se comience a hablar de Eurobonos, cuando ni existe una política fiscal común, ni los déficit mantienen el equilibrio necesario.

Es probable, que la reunión de hoy no cubra las expectativas que los mercados han puesto en ella y con el bajo nivel de frustración que admiten en estos momentos, probablemente nos enfrentemos a un nuevo día de descuento en los mercados de renta variable.

En el plano macroeconómico, el PIB alemán creció tan sólo un 0,1%, frente al consenso que mantenía un crecimiento del 0,5%. Este dato ratifica la situación de parálisis de la economía europea y que puede derivar en una nueva contracción económica en el corto plazo.


Como buena noticia, el Tesoro español, en su subasta de Letras del Tesoro, consiguió colocar €5.960M, consiguiendo mantener en el rango alto de sus expectativas. Se colocó un total de €4.150M en letras a 12 meses, con un interés del 3,33% menor que en la anterior subasta que fue del 3,70% y con un ratio de cobertura de 3.23 inferior a la última subasta que fue de 5.49. Por lo que respecta a las letras  a 18 meses, colocó €1.540M a un interés del 3,59%, frente al 3,91% de julio y su ratio de cobertura fue de2.14.

Continuando con la deuda soberana, en el día de ayer conocimos, que BCE había comprado deuda española, italiana y portuguesa por valor de €22.000M. De momento, parece que las compras realizadas por el BCE han tranquilizado el mercado secundario de deuda, de todas formas habrá que estar vigilante a posibles movimientos de presión en el mercado secundario.

Al otro lado del Atlántico, el índice Empire no arrojó un buen dato. En el día de hoy habrá que observar la capacidad de utilización y la producción industrial.

Una nueva jornada de incertidumbre se avecina en el día de hoy y esta impresión no ayuda los futuros de Chicago que están en estos mementos en rojo. Lo único que queda es esperar a las decisiones políticas y hacer un acto de fe esperando que comience a hacer acto de presencia el sentido común en los políticos europeos.
 
Top