En el día de hoy es de esperar una mañana de tranquilidad no influyendo en el ánimo de los inversores el mal dato de la M3. Esta tranquilidad también ha sido la nota predomínate en los mercados asiáticos a pesar del cierre en negativo de Nueva York.

Los inversores norteamericanos aprovecharon el día de ayer para recoger beneficios y salirse del mercado a la espera de los acontecimientos de esta tarde.

Esta tarde los inversores estarán pendientes del discurso de Bernanke y del tan ansiado anuncio del QE3. Este anuncio, desde mi punto de vista no aparecerá en su discurso, sino que el Gobernador de la Reserva Federal se limitará a repetir que se intervendrá en el momento que las circunstancias lo indiquen para tomar las medidas necesarias que impulsen nuevamente el crecimiento de la economía norteamericana. En definitiva, lo que viene diciendo de manera repetida en sus últimas intervenciones.

Ante esta opinión, es de esperar que los mercados cierren con pérdidas que se prolongarán en el comienzo de la semana que viene. Este escenario cambiaría radicalmente si Bernanke anunciara un QE3, en ese caso, las compras serian masivas y la dirección del mercado la semana que viene estaría marcada por los números verdes.

En conclusión, hasta que no oigamos el discurso, cualquier opinión que se vierta tiene las mismas posibilidades de acertar que de fallar.

Lo que si produjo intranquilidad en el día de ayer en los mercados europeos, fue el rumor de la pérdida de la deuda alemana de triple A, este rumor que se desmintió posteriormente por parte de las agencias, incluso declararon que se mantenía la perspectiva estable de la deuda alemana, pero no sirvió y determinó un cierre en negativo de las bolsas europeas.

En el lado positivo las buenas cifras de Credit Agricole y el acuerdo en España entre el Gobierno y oposición para el cambio de la Constitución e incluir un techo máximo  de endeudamiento por parte del Estado.

En Estados Unidos las cifras de desempleo fueron peor de lo esperado aumentando sobre la previsiones en 5.000 personas. Si a esto unimos los números rojos de las bolsas europeas, la incertidumbre de los inversores a la espera de la Conferencia de Kansas. Los inversores prefirieron aprovechar la jornada para recoger beneficios y el cierre del Down Jones fue del -1,5%.

No sirvió para evitar este cierre en negativo la noticia de la inversión de $5.000M en el Banco de América de Warren Buffet, aunque sí que ayudó a que disiparan los miedos de una posible intervención en esta entidad.

En el terreno macroeconómico destaca el dato revisado del PIB de Estados Unidos y los datos de consumo personal, tan importantes dentro de la economía norteamericana y por supuesto el discurso del Gobernador de  la Reserva Federal en Kansas y determinara no sólo el cierre semanal de los mercados, sino el desarrollo  de los mismos a lo largo de la semana que viene.
 
Top