Una nueva semana comienza con subidas en los índices europeos y la confianza de los inversores por los suelos. Este comienzo en positivo, sólo es un rebote técnico, donde los especuladores intentan comprar gangas y deshacerse de aquellas acciones que hacen peligrar su cartera y que aprovechando el momento se venden a mejor precio y esto hace disminuir sus pérdidas.

Pero la realidad es que la situación es exactamente igual que la de la semana pasada. Los políticos en vez de buscar soluciones, ponen piedras en el camino. Sin ir más lejos, a lo largo del fin de semana, los políticos europeos se han dedicado a dejar claro que la creación de los Euro bonos son algo impensable en estos momentos por la falta de conversión de las fiscalidades de los diferentes países de la Unión Europea.

Este argumento que puede resultar evidente, desde mi punto de vista no es la verdadera razón, sino que la razón es que el gobierno alemán no está dispuesto a aumentar sus costes, nada más. Como se puede ver, lo particular sigue primando sobre el interés general.

A lo dicho anteriormente hay que añadir la continua dilación en la aprobación por parte de los parlamentos nacionales del segundo plan de rescate griego. Otra demostración de la incapacidad de los políticos europeos en tomar medidas conjuntas y coordinadas.

No pensemos que la incapacidad de acuerdo es una cualidad única de los políticos europeos, también los políticos norteamericanos  se han europeizado, anteponiendo la campaña del 2012, a la búsqueda de soluciones comunes, ya sea sobre el endeudamiento de la administración, o sobre cualquier otra medida a tomar con el fin de reactivar la economía por parte del gobierno estadounidense.

En el plano macroeconómico, esta semana tendremos los PMI de Alemania, Unión Europea y China y el ZEW e IFO en la Unión Europea y Alemania. Al otro lado del Atlántico, el discurso de Bernanke en la Universidad de Kansas, que nos dará algunas claves del estado actual de la economía norteamericana y el dato revisado del PIB 2T.

En principio, no se espera datos positivos, ya que los indicadores adelantados como el de Nueva York y Filadelfia muestran una fuerte caída en el sector manufacturero y si no fuera poco, la creación de empleo  sólo muestra malas cifras. En este sentido, las declaraciones de la presidenta de la Reserva Federal de Cleveland Pianalto hacen referencia a que en una situación de ralentización económica como la actual, se necesitaran años para conseguir una cifra de normalidad del 5,5%.

Esta semana habrá que estar atentos a los datos macroeconómicos, las declaraciones de los políticos y la volatilidad. Estos dos primeros elementos son los que primaran a la hora de tomar decisiones de los inversores de renta variable y el tercero será la consecuencia de los dos anteriores.  
 
Top