Ha comenzado un nuevo día de subidas en las plazas europeas apoyadas por las sensaciones positivas del mercado norteamericano tras el informe del FMOC.

La presentación del informe del FOMC en realidad no nos dice nada nuevo, habla de desaceleración de la economía norteamericana y del mantenimiento de los tipos de interés al nivel actual al menos por un periodo de dos años. También han reconocido tener dudas sobre la solidez de una futura recuperación así como posibles amenazas futuras que dificulten el crecimiento.

En el lado positivo, se reconoce la mejora en el consumo privado en julio, esto supone un punto de esperanza respecto a la mejora del PIB.

Aunque los más interesantes de las actas, es lo que no ponen. En ningún momento hablan de la aplicación de un plan de compra de bonos, QE3 para la reactivación de la economía. En este sentido es significativo, que tres de los miembros no firmaron las conclusiones finales. En concreto Bullard, Evans y Kocherlakota. El primero sostiene que debería reactivarse la compra de activos, siempre y cuando exista una inflación controlada. El segundo mantiene que la FED debe dejar claro que mantendrá los tipos de interés cerca de cero mientras no se recupere el empleo o la inflación suba por encima del 2% y el tercero acusa a la FED de inconsistencia entre los tipos casi cero y el objetivo de inflación.

En conclusión, en la FED hay tres posturas actualmente; la primera sería no hacer nada mientras no nos veamos obligados a ello. La segunda que defendería el control sobre la inflación y la tercera que sería la más progresiva, defendería medidas más agresivas para el estímulo de la economía.

Para conocer cuál de estas tres posturas será la predomínate, habrá que esperar a la reunión de la FED de septiembre donde se desvelara la política de la misma para los próximos meses.

En lo tocante a Europa, las declaraciones de Lagarde sobre la necesidad de liquidez de los bancos europeos han hecho mella y hoy mismo ha habido declaraciones por parte de la Comisión Europea manteniendo que la situación actual de la banca es buena y que no es necesario una inyección de dinero adicional para garantizar la liquidez de la banca europea.

Estas declaraciones cruzadas, sólo nos indican la incapacidad de las instituciones europeas de adelantarse a futuros acontecimientos.

En el plano macroeconómico hoy tenemos un importantísimo dato sobre el empleo, la encuesta ADP que junto al dato del viernes de la tasa de desempleo nos permitirán conocer si existen avances en uno de los factores claves para la recuperación de la economía norteamericana.

Estos dos datos determinaran la línea de la semana y si no fueran excesivamente malos, esto podría suponer un rally alcista en el que se recuperaría una parte de las pérdidas del mes de agosto.
 
Top