Todos conocemos la expresión “éramos pocos y parió la abuela”. Esta expresión se puede utilizar en el informe que hemos conocido esta tarde del FMI, donde se mantiene que Alemania, teórico motor de la economía de la Eurozona, ya no es tal motor. Según el FMI, el crecimiento de Alemania se basa en las exportaciones y ha abandonado a su suerte al consumo interno y otros factores de crecimiento real.

De hecho señala que Alemania no fomenta el consumo interno necesario para el crecimiento sostenible, pues si bien mantiene un buen nivel de empleo, este no está acompañado por sueldos que permitan un mayor consumo.

Además nos encontramos con un dato sorprendente, el nivel de inversión está por debajo de la media europea y aún más sorprendente, es que España ocupa el puesto número 1 en este apartado.

Mi pregunta es, si Alemania ya no parece el motor de Europa ¿quién va a tomar ese papel? La respuesta a esta pregunta sólo el tiempo nos la dará.

Por otro lado, el FMI pide a Grecia que acelere sus reformas puesto que la contracción prevista del 3%, ha tenido que ser revisada al 3,9%. El Fondo también añade que los países europeos implicados en el plan de rescate griego deben materializar la forma y el modo de realizarlo.

Por último, es necesario destacar en el discurso de Bernanke, la insistencia en que Estados Unidos está en un momento de menor crecimiento y que es necesario motivar la creación de empleo con el fin de poder aumentar el consumo interno y la demanda. Esta estimulación del empleo también debe estar acompañada a una mejora de los salarios y nuevamente deja entrever que la FED tomará todas las medidas a su alcance para ayudar al crecimiento. De nuevo deja entrever la posibilidad de un nuevo QE3.
 
Top