Tras una jornada de pérdidas en el día de ayer, hoy nos hemos levantado nuevamente con números rojos. Las bolsas asiáticas con pérdidas influenciadas por la jornada negativa europeas y norteamericana. Y las europeas con recortes moderados, en el caso de España e Italia, una posición neutra, y Alemania, Francia e Inglaterra, con recortes más pronunciados. La tendencia de los índices de momento no es muy positiva a pesar de que el dato macroeconómico europeo del día, la tasa de desempleo alemana, que se ha mantenido en el 7%, en línea con lo esperado, pero la variación sobre el desempleo ha sido mejor de lo esperado con 11K, frente a los 16K del consenso.

Esta falta de reacción frente a los datos macroeconómicos de los mercados, indica que si bien el acuerdo de la semana pasada posibilito una calma momentánea, pero la falta de conocimiento de los detalles que convertirán dicho acuerdo en algo real será cada día más determinante en la posición de los inversores.
Como ha ocurrido hasta ahora, los políticos se limitan a ir a remolque de los acontecimientos. Es una verdadera pena que cuando obtienen alguna ventaja para anticiparse a las futuras reacciones de los mercados, la pierdan por inacción.

Mientras los políticos europeos se duermen en los laureles, S&P ha vuelto a rebajar la calificación de la deuda griega de CCC a CC, aun paso de la suspensión de pagos. Respuesta de los políticos europeos, creación de una agencia de calificación europea. Aún no se han dado cuenta que lo que tiene que hacer es resolver los problemas económicos y dejar de utilizar el “pobre de mí” y echar la culpa a otros, los únicos culpables de un mala gestión económica, son los propios gestores y nada más.

La situación de España, país en el ojo del huracán, es de 340.12 pbs respecto a los CDS, un -2,31% y la diferencia con el bono alemán ya es de 327pbs, con un diferencial de 5,94%, aunque ha llegado en algún momento al 6%.

Al otro lado del Atlántico, sigue sin haber acuerdo, los Republicanos siguen exigiendo el recorte en los gastos sociales y los demócratas se mantienen en la subida de impuestos de las rentas más altas. En definitiva, posiciones de  momento irreconciliables, esta situación está llevando a muchos inversores a vender deuda norteamericana para evitar el descalabro del 2 de agosto.

En el día de hoy, no existen en Estados Unidos datos macroeconómicos importantes, pero en el día de mañana sí que tendremos los datos del PIB que posiblemente reflejaran la ralentización que esta padeciendo la economía norteamericana.

Los datos corporativos del S&P 500, siguen siendo en general positivos, más de ¾ partes de las empresas que han presentado resultados han sido mejor de lo esperado, aunque en estos momentos, no se están teniendo en cuenta.

Finalmente señalar que nos encontramos ante una nueva jornada de espera a la decisión sobre el techo de endeudamiento, pero tampoco debemos olvidar, que aunque la situación de la deuda soberana europea ahora está en un segundo plano, sino se substancia el acuerdo de la semana pasada mediante medidas reales, los índices europeos volverán a encontrarse en una situación crítica en las próximas semanas. 
 
Top