Una vez pasada la euforia del acuerdo sobre el segundo rescate griego por parte de la UE. Los mercados europeos recortan y en el comienzo de sesión los números rojos son la nota fundamental, aunque en estos momentos Londres, Paris y Frankfurt han conseguido tapar el hueco del comienzo de sesión y se mantienen en un terreno de indecisión. Mientras que Madrid y Milán se mantienen en un claro terreno negativo, con pérdidas para Madrid del -1,18% y Milán del 1,39%.

A todo esto hay que añadir, por un lado el tono claramente negativo de los futuros de todos los índices norteamericanos, DJ -87, S&P -10.50 y el Nasdaq -14.50. Además en la jornada de hoy no hay referencias macroeconómicas importantes.

Pero ¿Por qué se da esta situación? Hoy, nos hemos desayunado con la bajada por parte de Ficht de la calificación de la deuda soberana griega, aunque con la promesa de volver a recalificarla cuando sean una realidad las medidas acordadas el jueves. De esta baja se desprende que la deuda griega esta en a punto de caer en un default restrictivo, motivado por las condiciones de canje determinadas por el acuerdo del jueves y por otro lado, es un aviso claro, de que si no se materializa de forma  adecuada el acuerdo, la sombra del default será una realidad.

A esta situación, de preaviso, los mercados secundarios de deuda soberana, han vuelto a ejercitar presión sobre los países que serán los siguientes en el contagio, España e Italia y ha castigado en el caso de España su deuda colocando el CDS a 5 años en 323.69 pbs, y el diferencial con el bono alemán supera los 300 pbs, llegando a 305 pbs. El caso de Italia, el CDS esta en los 253.07.

Para ayudar a esta situación, en España se ha producido la intervención por parte del Estado de la CAM, que por de pronto ha necesitado la apertura de una línea de crédito de €3.000M y una inyección de capital de €2.800M. El estado ha recomprado participaciones a €4,7714 por acción. La intención final es sanearla y subastarla.

Pero realmente es necesario tomar esta medida ahora. ¿Por qué el gobierno acude en ayuda de una caja, que se ha convertido en una entidad privada, mientras mantiene una cifra de paro del 20%? Creo que esta intervención carece de sentido y desvía fondos necesarios para tomar medidas encaminadas a la creación de empleo y de competitividad de las empresas.

El caso de Italia, es diferente, pues ya adoptó un acuerdo de medidas encaminadas a la reducción del déficit, que incluso superaron las expectativas de los mercados.  Aunque hay que hacer notar, que declaraciones como las de Merckel, que aconseja al gobierno italiano que debería de tomar medidas más duras en el terreno del control del déficit. Este tipo de declaraciones son un caldo de cultivo para la desconfianza de los inversores respecto a la efectividad de las medidas aprobadas por Italia y su capacidad para hacerlas efectivas.

En este ambiente nada halagüeño, se añade el que va ser el asunto estrella de la semana, el techo de endeudamiento de la administración norteamericana. Los políticos estadounidenses siguen manteniendo una lucha política que supone una falta de acuerdo y un default selectivo.

Esta falta de acuerdo supondrá un parón en seco de la economía de Estados Unidos y como consecuencia de ello del resto del mundo. Es necesario que lleguen a un acuerdo con carácter inmediato; el tiempo se acaba y el 2 de agosto esta cada día más cerca.

Esta falta de acuerdo, no sólo pondrá en peligro la economía, sino que también tendrá consecuencias en la deuda soberana como refugio ante los momentos de crisis. Esta falta de confianza hará huir a los inversores, de hecho, los pequeños inversores, en el mes de junio han desinvertido $20.000M, y el ritmo sigue subiendo.

Esta semana aunque los resultados corporativos sigan siendo superiores a los esperado y aunque los datos macreconómicos sean positivos, todo dependerá del acuerdo este Demócratas y Republicanos, por lo que habrá que ser conservador en cuanto a las inversiones. Lo más probable es que veamos números rojos mientras no lleguen los primeros rumores sobre el acuerdo.

Mi consejo es esperar a ver que rumbo toma la situación actual.
 
Top