Como ya comentamos en el día de ayer, la presión sobre la deuda soberana de la zona euro será uno de los factores determinantes de la semana. Esta presión se ejercerá fundamentalmente sobre España, Italia y Bélgica.

El resquebrajamiento de la deuda soberana italiana, que sorprendió al mercado el viernes, llegando a los 247 pbs, sigue en caída libre y en el día de hoy ya ronda los 268 pbs. Por lo que respecta a la deuda española que el viernes estaba ya en una  cifra que se podía calificar de imposible, sigue bajando hasta los 305 pbs respecto al bono alemán y los CDS a 5 años se encuentran en 327.72 pbs.

Pensar que esta situación se debe únicamente a la actitud excesivamente estricta de las agencias de calificación, desde mi punto de vista sería una explicación casi infantil. Más bien viene dada por la incapacidad de las instituciones europeas de tomar decisiones efectivas y claras. Me explico, el caso del segundo plan de rescate griego. Es inexplicable que las instituciones europeas pospongan la discusión y aprobación del plan para después del verano. Esta tardanza sobre un problema que ha estado a punto de producir la mayor crisis del sistema euro, lo que hace es transmitir inseguridad y la sensación de incapacidad de resolver problemas propios, estando siempre a la espera de que los movimientos de Estados Unidos nos salven en el último momento.


Como es lógico este ambiente de incertidumbre abre el camino a la especulación y a la búsqueda del negocio rápido presionando a la deuda soberana más débil.

La solución de la Unión Europea ha sido convocar para el día de hoy una reunión de urgencia. Mi pregunta es ¿no ha habido tiempo suficiente desde la aprobación por parte del parlamento griego para haberse preparado frente a una situación como la de hoy? Como dice un conocido “después de ver los co… a la burra macho”. Francamente, este modo de actuar es más propio de una república bananera, que de una institución supranacional como la UE.

A esta situación crítica, tenemos que añadir el test sobre 91 entidades financieras que suponen el 68% del volumen total, y que se hará público en entre las 15 -18hrs. Nuevamente la inexactitud del horario da la impresión como si no se quisieran dar los resultados o darlos fuera del horario del mercado para que no afecten a los índices. Pero lo que no se dan cuenta es que lo mejor es enfrentar las situaciones y evitar las especulaciones que presionen a la baja al sector financiero sobre la base de unos posibles malos resultados.

Frente a esta situación que se podía calificar de crítica de Europa, Estados Unidos va a su ritmo, sufriendo en menor medida los efectos de la crisis europea. Esta semana después del mala cifra de la Tasa de desempleo habrá que estar atento a las cifras sobre cualquier dato que indique creación de empleo. Como citas importantes de la semana destacaría la producción industrial del jueves, la balanza comercial del martes y el índice de confianza de la Universidad de Michigan del viernes.

Por lo que respecta a los resultados empresariales en USA, iremos viendo un goteo de datos. Hoy tendremos los resultados de JP Morgan Chase y el jueves los de Google. Según los expertos, se esperan sorpresas positivas de los resultados corporativos. Al menos en este sentido los mercados tendrán un cierto respiro.

En Asia, China ha cifrado la inflación en el 6,4% aunque prevé una moderación de la misma en los próximos trimestres y el superávit de su balanza comercial ha superado el consenso de los especialistas con un mejor dato.

Esta semana será una semana complicada para las bolsas europeas y si no hay decisiones firmes y claras por parte de la UE, llevará a los índices a encadenar los números rojos una día tras otro.


 
Top