Tras días de incertidumbre tanto a nivel de las citas macroeconómicas, como de las decisiones políticas, un conjunto de buenos datos anima a los inversores a volver a la renta variable y con ello a los ansiados números verdes.

En el día de ayer, el BCE subió 0,25% como estaba previsto y Trichet aseguró que no estaba en los planes del BCE una nueva subida de momento, manteniendo lo que él llama una política acomodaticia y no “una fuerte vigilancia”, frase que suele determinar próximas subidas, aunque algunos analistas no descartan una nueva subida a finales de año.

Por otro lado el BCE mantuvo  una posición enfrentada a la de las agencia de calificación y eliminan el rating mínimo exigido a la deuda soberana portuguesa, aceptándola como colateral en sus operaciones de liquidez. Esta medida ya la había tomado con la deuda griega e irlandesa.

La última perla que nos regaló Trichet en este enfrentamiento con las  agencias de calificación fue su afirmación de que no existe la posibilidad de un  default selectivo. Con estas afirmaciones, por cierto muy bien tomadas por los mercados, Trichet minimiza las apreciaciones de las agencias de rating frente a la zona euro y muestra una política de defensa frente a factores externos que puedan perjudicar  a la política económica de la UE.


Otro buen dato del día de ayer fue la subasta del Tesoro español, la cual tenía previsto colocar un máximo de €3.000M  y lo consiguió de manera holgada. La subasta coloco €1.497M en bonos a 3 años al 4,29% y con un ratio de cobertura de 2.29. La colocación de los bonos a 5 años fue de €1.500M al 4,87% con una cobertura de 2.9.

Esto datos son realmente buenos, aunque sean superiores a las subas anteriores, pues consiguieron mantenerse por debajo de los intereses del mercado secundario.

También me gustaría resaltar en la zona Euro, la mejora de la producción industrial en Alemania.

Como único dato negativo, es la posible falta de acuerdo en la reunión del 11 de julio sobre el segundo plan de rescate a Grecia y las dificultades que parecen estar surgiendo en el plan francés de refinanciación de la deuda griega por medio de entidades privadas. Para conocer el acuerdo definitivo tendremos que esperar al final del verano.

Continuando con las buenas noticias, en los Estados Unidos en dato de la encuesta ADP fue muy superior a lo esperado. Se esperaba la creación de 70.000 empleos, pero la cifra sorprendió llegando a los 157.000, más del doble. A esto debemos unir que las peticiones de subsidio de desempleo disminuyeron en 14.000. Si en el día de hoy con el dato de la Tasa de Desempleo se mantiene estable en el 9,0%, rompería la tónica de mayo de pérdida de empleo  y permitiría reafirmar la existencias de buenas perspectivas para el segundo semestre del año en la recuperación de la economía norteamericana y el abandono de la situación lateral que se encuentra en este momento, no haciendo necesario un nuevo QE3.

Si esta tendencia de mejora se confirma, posiblemente volvamos a terminar la sesión con números verdes y los mercados se prepararan ya la semana que viene se prepararan para los resultados del test de stress, que resultaran vitales, tanto para confirmar una mayor firmeza de la economía de la zona Euro, como para reafirman la posición del BCE frente a las agencias de calificación.

 
Top