Hoy, por fin se desvelará si Grecia aprueba el paquete de medidas que le permite recibir el quinto tramo del rescate y quede en disposición de recibir un segundo rescate.

Los mercados de momento están apostando por la aprobación del plan de austeridad. Este optimismo se vio reflejado en los cierres de los índices europeos, norteamericanos y esta madrugada en los asiáticos en positivo. De hecho, en la apertura de hoy de los mercados europeos, el color verde es el predominante, pero es fácil que a medida que se vaya acercando la hora de la votación, el nerviosismo se haga evidente en los inversores y la volatilidad aumente. Por otro lado, este optimismo no se ve acompañado por los niveles de contratación, que siguen siendo bajos, lo cual quiere decir, que una parte de los inversores se mantienen fuera del mercado a la espera del resultado de las votaciones. El resultado final se conocerá más o menos entre las 17/18 horas, coincidiendo con el cierre de los mercados europeos.

La situación en Grecia, en estos momentos es bastante caótica. Al mismo tiempo que se está produciendo el debate sobre el plan de ajuste, la huelga general convocada ayer y hoy ha tenido un seguimiento del 80%. Esto permite aventurar, que la tensión social aumentará en los próximos días, si se aprueban los ajustes.


Otra consecuencia del optimismo europeo, se refleja en el mercado de divisas, con el fortalecimiento del euro frente al dólar y también se observa una cierta  estabilidad en la deuda soberana. Por ejemplo la española se mantuvo entorno a los 270 pb.

Como ya comentamos en el día de ayer, los bancos privados franceses y alemanes, han llegado a un acuerdo con sus respectivos gobiernos, para participar de forma voluntaria, en el segundo rescate de Grecia. Esta participación se substanciaría en la reinversión del 70% de los vencimientos de deuda, en 20% bonos triple A y 50% deuda pública a 30 años, con cupón cero.

Pero todo lo dicho con anterioridad se convertiría en papel mojado si no se aprobara el plan de ajuste. Las consecuencias serían catastróficas, provocando fuertes caídas en todos los mercados, el euro se debilitaría y Grecia entraría en un proceso de suspensión de pagos. A esto se añadiría la falta de previsión de la UE, BCE, FMI, de no tener un plan de contingencia para afrontar el voto negativo del parlamento griego.

Para añadir un poco más de salsa a la situación incertidumbre económica. Hoy ya se sabe que entre 15 y 19  entidades bancarias, de las 91 revisadas. Se cree que estas entidades mayoritariamente pertenecen a España, Alemania, Portugal y Grecia. Pero aún tendremos que esperar a mediados de julio para conocer el informe.

Respecto a los datos macro, no del día de hoy, no se espera que se salgan de lo previsto por los analistas.

Dos últimos apuntes, el primero, que hoy será un día decisivo que marcará si entramos en una nueva crisis o no y por ello el riesgo y la volatilidad a la hora de invertir será alta, por lo que no es un escenario adecuado para inversores con poca experiencia. Y segundo, es necesario estar vigilante a las materias primas y en concreto el petróleo, pues ya hay expertos que hablan de subidas importantes a medio plazo.

 
Top