El día de hoy, puede ser un buen momento para reflexionar sobre lo que va a suceder, no sólo esta semana, sino también las próximas semanas.

Como ya hemos estado comentando estos días atrás, esta semana es la votación en el parlamento griego sobre el plan de ajuste exigido por la UE, FMI y BCE para la entrega del quinto tramo. Las posiciones parecen claras, el gobierno socialista votará a favor y la oposición votará en contra. Por consiguiente las medidas deberían ser aprobadas, puesto que el gobierno socialista cuenta con mayoría absoluta. Pero esto puede que no sea así, ya han declarado algunos parlamentarios socialistas que votarán en contra. De momento no son suficientes para impedir la aprobación del plan, pero no se sabe si alguno más cambiara de opinión, dejando en minoría al gobierno y por ello las medidas no pasarían el trámite parlamentario.

Si no se aprobaran las medidas de ajuste, la primera consecuencia sería la el mantenimiento de la congelación de los fondos del quinto tramo de ayuda y la no implementación de un segundo plan de rescate. Como consecuencia de ello, llegaría el vencimiento de los intereses de la deuda, a los cuales no podría hacer frente el Gobierno Griego y tendría que declararse en suspensión de pagos quedando fuera del sistema euro.

Las consecuencias para la zona euro serian difíciles predecir, pero lo que es seguro, es que el riesgo de contagio griego, dejaría de ser una posibilidad y probablemente pasaría a ser una realidad. Los Mercados Europeas sufrirían fuertes bajadas y con ello arrastrarían al  resto de índices mundiales. A su vez, el crecimiento de la zona euro se frenaría de golpe, produciendo un enfriamiento de la economía y como consecuencia de ello la deflación volvería a estar presente.

A este panorama tan oscuro, habría que añadir los resultados de stress que se practicaran a mediados de julio sobre la banca y que posiblemente serian desastrosos.

En cambio, si se aprobará el plan de ajuste, daría tiempo a tomar medidas este panorama tan negro. Estas medidas pueden ser a medio, o corto plazo, dependiendo de las cifras de crecimiento de los próximos meses, de los  resultados del plan de stress de julio y de que la naturaleza no produzca desastres que aun lastren más la situación económica actual.

Ante este panorama, no sólo se necesitan tomar medidas, sino que el factor suerte, también debe acompañarnos en los próximos meses.

Para terminar con este apartado, quisiera dejar sobre la mesa la opinión de ciertos analistas, sobre la necesidad de que la situación empeoré, para que llegara al fondo y de esta manera, se cree una base sólida para una recuperación económica. Para mí, el problema de esta tesis, es que quién determina el fondo, y como sabremos que hemos llegado.

Por otro lado, parece que la economía norteamericana ha entrado en un periodo ralentización de carácter temporal y por ello se espera que el 30 de junio se cierre el QE2 y no sea necesario un QE3, aunque habrá que estar pendiente del debate a propósito del aumento del techo de endeudamiento de gobierno norteamericano.

Quizás, como elemento positivo, habría que decir, que de momento y gracias a la baja del petróleo, la inflación no parece un problema inmediato, aunque hay que mantenerse vigilante sobre la inflación subyacente. Evidentemente, estos factores positivos, se verían afectados por la no aprobación del plan Griego.

Para finalizar, me gustaría hacer una pequeña reflexión a propósito de la actual situación. Creo, que esta crisis está demostrando los fallos de un sistema excesivamente globalizado y dependiente de la banca privada. Independientemente de lo que suceda en los próximos meses, los políticos y la sociedad en su conjunto, tendrá llevar adelante cambios profundos, tanto a nivel social, como a nivel de control de los mercados. Parece necesario, una refundación del sistema existente, que reduzca los riesgos de modelos incontrolados de producción y de crecimiento. Esta deconstrucción del sistema, tendrá que buscar acercarse más al individuo, convirtiéndole el centro del sistema y alejar de ese centro a los Mercados.



 
Top