Nos encontramos ante unos mercados en los que prevalece una excesiva volatilidad. En el día de ayer asistimos a una jornada de fuertes recortes, en concreto el IBEX35 bajo un 2,77%, que supone la mayor caída del año.

Hoy en cambio nos encontramos ante un rebote técnico. Este rebote, no debería superar los 10.099, pues podría suponer nuevas bajadas en los próximos días. En este panorama de inestabilidad, mi recomendación para los pequeños inversores, es que se mantengan fuera del mercado hasta que se vuelva a estabilizar y tome un rumbo, hacia cualquier lado. Es importante recordar, que cuando se rompió el soporte de los 10.075, se abrió un periodo de inestabilidad, que posiblemente se cierre cuando alcance los 9.804, que abriría un nuevo periodo de subidas del selectivo.

Pero ¿por qué se está produciendo esta volatilidad? La posible respuesta está determinada por diferentes elementos económicos. Por un lado, algunos inversores estaban a la espera del anuncio por parte de Bernanke de un nuevo QE3 y al no producirse su anuncio ha creado incertidumbre sobre las medidas económicas institucionales que permitan un mayor crecimiento de la economía sobre en dichos inversores.

Una segunda preocupación, es el discurso contrario de la oposición griega a las medidas de ajuste. Todas las partes implicadas, esperan que este discurso cambie y prime en el partido conservador una visión de estado, que permita salir de la crisis a Grecia.


En cualquier caso, sigue existiendo incertidumbre sobre el resultado de la votación del día 28. Como consecuencia de esta incertidumbre, asistimos a declaraciones como las del presidente del BCE, que avisa de un riesgo de contagio de la situación griega a otros países. Si se diera este efecto de insolvencia en más países de la UE, produciría una nueva crisis, complicando aún más la situación económica internacional y lastrando nuevamente el crecimiento.

Nuevamente, aparecen amenazas veladas, o no tan veladas, donde se declara, que si Grecia cumple, el resto de implicados cumplirán. Esta situación de espera, e incertidumbre pesa excesivamente en los mercados.

Otro factor a tener en cuenta, es la situación de la economía norteamericana. Como ya hemos escrito con anterioridad y ha reconocido el propio Bernake, asistimos a un enfriamiento, quizás coyuntural de la economía norteamericana. Si a esto añadimos el aumento del déficit público a 10.5% del PIB (año 2010 9.6%) y la deuda bruta 233,7% del PIB, 13 puntos más que el año pasado, hace que crezca el temor a una nueva recesión. Para evitar este temor, los mercados están esperando a que el gobierno tome medidas a medio plazo, evitando así que el riego de enfriamiento económico aumente.

El tercer elemento de este banco de tres patas, es la recuperación de la economía japonesa. El FMI había estimado para este año un superávit por cuenta corriente  del 3,6%, pero este cálculo se ha modificado y moderado a un 2,5%. A esto debemos añadir, la nula demanda doméstica y el escaso aporte a este superávit de la demanda exterior, para el año que viene se calcula que ronde el 0,4%.

Por último señalar, la liberación por parte de la EIA de 60M de barriles de petróleo, a 2M al día, además de la petición a Arabia Saudí, para que aumente en un1.5M de barriles diarios su producción. Todo, con el objetivo de evitar una subida descontrolada de las energías y el consecuente impacto sobre la economía mundial. De momento la medida ha sido efectiva y se prevé que el precio del barril ronde 90/95, frente a los 100/110 previstos.



 
Top