Como vimos en el análisis del día de ayer, el voto de confianza obtenido por el gobierno griego calmaron a los mercados. Pero las declaraciones de ayer de Bernanke a propósito del QE2, la inflación y la desaceleración de la economía norteamericana, volvieron a crear un cierto temor en los mercados, haciéndoles abrir a la baja.

Ante la próxima votación sobre el paquete de medidas fiscales y de ajuste que propondrá el gobierno griego para su aprobación al parlamento el próximo 28 de junio, la Unión Europea ya se está moviendo con el fin de estimular mediante acciones positivas a los parlamentarios griegos. Estas acciones serán, un comunicado conjunto de Nicolas Sarkozy y Angela Merkel antes de la declaración del Consejo de Europa, asegurando que si se aprueban las medidas de ajuste, la UE doblará el crédito que se le conceda a Grecia. Aunque en dicho comunicado no se prevé que se determine  una cifra concreta. Por otro lado, los diferentes gobiernos están reuniéndose con instituciones financieras privadas, con el fin de animar a la participación de las mismas, de forma voluntaria, en la compra de bonos sobre la deuda griega.

Respecto a la reunión del Consejo de Europa, no se espera que lleguen a ningún acuerdo, lo prevé es  que se mantenga en situación de espera hasta el resultado del día 28 y en función de este, se haría efectiva la aprobación de los fondos del 5 tramo en la reunión extraordinaria del próximo 3 de julio.


Otro factor que ha creado cierto temor en los mercados fueron las declaraciones en el día de ayer de Bernanke. Por un lado, como estaba previsto, se mantuvieron en el 0,25% los tipos de interés. Por otro lado, aunque los analistas ya preveían que la economía norteamericana estaba sufriendo una desaceleración, dicho enfriamiento fue confirmado por la FED.

Las previsiones para los próximos trimestres han sido revisadas a la baja por la FED, quedando de la siguiente manera. Para el 2011, +3,1%, +3,2%, +2,7%, +2,9% y para el 2012 +3,5%, 4,2%, +3,3%, +3,7%.

Estas previsiones, según Bernanke, no significarían una nueva crisis estructural, sino que más bien son coyunturales y lo único que supone es un crecimiento más lento de lo esperado.

Otro elemento que avala las tesis de la FED, es la no implementación de una nueva QE3, aunque si se mantiene la QE2 de momento. Para que se diera una QE3, sería necesario que los datos del segundo trimestre demostraran un ralentización económica que pudiera derivarse en una nueva recesión.

Un tercer elemento que preocupaba a los mercados era la posibilidad de la reaparición de la deflación. Bernanke comentó, que esperaba que la inflación se desacelerase, pero que no esperaba que reapareciese la deflación.

Por último, comentar la cifra sobre el déficit energético español. Ayer se presentó el Ministerio de Industria las cifras sobre el déficit comercial y me llamó poderosamente la atención la referente al déficit energético, que ha aumentado un 25%. Es curioso, pues la medida coincide con la pórroga de la limitación de 110KM/h en las autovías españolas. Este incremento del déficit energético me lleva a pensar si realmente son eficientes las medidas tomadas por el Gobierno para el ahorro energético.

Una última asunto, a modo de anécdota. S&P ha rebajado el ratings de la Comunidad Valenciana desde A+, hasta A-.


 
Top