Cuando veo los datos del paro, ya ni tan siquiera me enfado con el Gobierno, o la oposición, simplemente pienso, más de lo mismo. El Gobierno es incapaz de resolver el problema o al menos de aportar soluciones y la oposición carente de imaginación simplemente dicen que ellos lo harían mejor. Al final ambos juegan a ver quien la tiene más larga.

Y en este contexto me encuentro yo, un parado de larga duración, que ya no sabe qué hacer para buscar trabajo y cada día que pasa, el desánimo se hace más grande. Nadie parece conocer la solución al problema del paro estructural que existe en este país nuestro llamado España.

Zapatero y la videncia
Aún recuerdo en las elecciones de 2.008 como los socialistas decían que España era una potencia económica y que en cualquier momento pasaríamos a Italia y nos pondríamos al lado de Francia.  Que tiempos aquellos en los que se gastaba sin ton ni son.

También recuerdo como Solbes machacó a Pizarro en la televisión y esto con un ojo a la remanguillé. En aquel entonces, como Ulises, Solbes atrajo a los españoles con sus cantos de sirena de la bonanza económica, más aún, era  de traidores a España el hablar de una crisis económica en ciernes y Pizarro pago el coste de poner en tela de juicio el sistema económico español y hablar de la crisis.

Hoy sabemos con total seguridad que nos mintieron descaradamente y que los argumentos de Pizarro eran correctos. La realidad es que no hay mayor ciego que el que no quiere ver y las encuestas electorales mandaron en aquel momento.

Si se hubiera contado la realidad, quizás se hubieran encontrado soluciones para evitar llegar a lo más profundo de la crisis.

Comparativa
La EPA de 2.008 hablaba de  2.000.000 de parados en aquel entonces la cifra comenzaron a hacer saltar las alarmas. Pero se nos dijo, que una parte de los parados eran estructurales, o dicho de otra manera, que no querían trabajar y que el resto se recolocarían sin ningún problema.

La realidad es hoy, en el año 2.011 hay 4.900.000 parados, que supone el 21,3%  de la población activa y siguen subiendo.

Comparando países como  como Francia con 4 millones de parados (población 65 millones), Alemania  con casi 3 millones y una tasa de paro del  7,1% (población 81 millones), Italia 2,3 millones (población 60 millones) y la tasa media de desempleo es del 9,9% en la Unión Europea y  no olvidemos Estados Unidos donde comenzó la crisis 8,8% de tasa de desempleo. Como se puede ver, en esto sí que vamos a la cabeza de Europa.



La pregunta es ¿por qué el resto de países avanzados mejoran sus cifras de empleo y España no?. La única respuesta a esa pregunta que se me ocurre es que seguimos manteniendo el mismo modelo económico de antes de la crisis y los políticos no son capaces de buscar nuevas alternativas.

Cadena de favores
Ante una situación tan dramática como esta ¿qué es lo que se puede hacer? Creo que lo primero es no creer en los políticos, pues lo único que buscan es su propio beneficio sin tener en cuenta el sufrimiento de los ciudadanos.

Segundo, desconfiar de los sindicatos, pues tragan lo que sea necesario para seguir medrando de los fondos públicos, además tienen una peligrosa capacidad de mimetización como demostró el actual Ministro de Trabajo en la última Huelga General.

Los únicos que tenemos la posibilidad de buscar una solución, somos los propios ciudadanos a través de la ayuda mutua. Y esto se puede hacer realidad a través de una cadena de favores.

La ayuda mutua ha funcionado bien a lo largo de la historia y se basa en que yo necesito algo y tú me lo proporcionas. Si consiguiéramos eliminar a las empresas de trabajo temporal y a todos los que tratan de sacar partido en la búsqueda de trabajo, se facilitaría a la conexión entre los que buscan trabajo y los que necesitan trabajadores.

Esto podría ser quizás a través de Facebook y evidentemente sin ánimo de lucro, pues como ya se sabe, el dinero acaba con cualquier proyecto.

Esto sólo es una idea, aunque me gustaría conocer vuestras opiniones sobre esta idea. Al final, solo el intercambio justo puede ayudarnos a salir de esta crisis provocada por los políticos y la banca.
 
Top