La genealogía permite investigar la historia de los antepasados y seguir el origen de los apellidos. El primer paso a investigar es el Registro Civil.
La genealogía es la necesidad del ser humano por conocer su pasado. Permite conocer los orígenes familiares y de alguna manera, aquella infra historia a la que se refería Ortega y Gasett.



El primer paso para investigar la historia familiar es hablar con los padres, tíos y abuelos. Tanto unos como otros, trasmitirán una información oral y fotográfica muy interesante, sobre los antepasados a investigar, haciendo posible crear las primeras ramas del árbol genealógico.

Registro Civil
Una vez que se conoce el nombre completo de los abuelos, fecha de nacimiento y lugar de origen. El primer paso es localizar el Registro Civil correspondiente y pedir el acta literal de nacimiento (dos copias). Si hay suerte y está entre los registros civiles de la sede electrónica del Ministerio de Justicia se pide a través de la misma, rellenando la solicitud.
Si no es así, será necesario hacer la petición por carta o presentarse en el Registro Civil correspondiente en persona, para hacer el trámite. Los registros civiles se encuentran en los ayuntamientos, con lo cual si se busca una partida perteneciente a un pueblo donde no haya Ayuntamiento, se deberá averiguar a qué partido judicial pertenece.

En el caso del País Vasco, se puede hacer el trámite a través del portal Justizia del Gobierno Vasco

Origen de los registros civiles y la pérdida de algunos durante la Guerra Civil
Se debe tener presente que los primeros datos que se anotan en los registros civiles se de 1870, lo cual no significa que ese año todos los ayuntamientos comenzaran a registrar datos. Lo habitual es que las inscripciones comiencen entre 1870 y 1872.

Otro elemento a considerar durante la Guerra Civil española, es que hubo ayuntamientos en los que se perdieron o se destruyeron, los libros del Registro Civil; esto supone, no poder encontrar los datos del familiar buscado, pero sí existen otros medios para encontrarlo.

Datos que aparecen en el acta de nacimiento
El certificado de nacimiento, es sin lugar a dudas uno de los documentos que mayor número de datos nos puede aportar en la investigación genealógica. Dichos datos son los siguientes:



  • Fecha y hora de nacimiento.
  • Lugar de origen, edad, profesión, nombre y dos apellidos del padre.
  • Lugar de origen, edad, profesión, nombre y dos apellidos de la madre.
  • Lugar de origen, nombre y un apellido de los abuelos paternos (si alguno hubiera muerto en esa fecha, se hace constar).
  • Lugar de origen, nombre y un apellido de los abuelos maternos (si alguno hubiera muerto en esa fecha, se hace constar).
  • Firma del padre, si sabía escribir.


Casos excepcionales
Cuando la fecha de nacimiento varía en unos años, la respuesta del correspondiente Registro Civil es que no constan los datos del sujeto en dicho registro.


Si se está seguro que el sujeto ha nacido en el lugar indicado en la solicitud, se puede pedir al registro la posibilidad de revisar los libros por parte del interesado en la búsqueda del familiar. Habitualmente, los encargados del registro niegan esta posibilidad aduciendo la “Ley de protección de datos.”

Si bien es cierto que no se pueden realizar investigaciones indiscriminadas. La ley permite a los ciudadanos el acceso a los registros mediante escrito ante el juzgado encargado del Registro Civil, justificando las razones de la búsqueda y aportando la relación sanguínea entre solicitante y los sujetos de la búsqueda.


Los fundamentos de derecho que deben avalar el escrito son; el artículo 6 de la L.C.R., lo establecido en la DGRN en su resolución de 12 de febrero de 1988 y por último el artículo 18 de la R.R.C.

Registro Civil Central
El caso del Registro Civil Central es especial, pues inscribe aquellos actos que no sean competentes otros registros o aquellos que no pueden inscribirse en los registros correspondientes por causas excepcionales.

Estos serían los casos a inscribir:

  • El nacimiento de españoles ocurrido en el extranjero.
  • El nacimiento de extranjeros que adquieren la nacionalidad española.
  • El nacimiento y la adopción constituida en el extranjero.
  • Las modificaciones de nacionalidad y vecindad de personas nacidas en el extranjero.
  • El matrimonio celebrado en el extranjero entre españoles o personas que posteriormente adquieren la nacionalidad española.
  • El matrimonio secreto
  • La defunción de españoles ocurrida en el extranjero.
  • La defunción de personas de nacionalidad extranjera fallecidas al servicio de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad españolas, siempre que dicho fallecimiento hubiera ocurrido durante una misión u operación fuera de España.

En los casos descritos anteriormente, se podrán pedir los certificados correspondientes a través de la sede electrónica del Ministerio de Justicia.

Certificado de defunción

En algunos casos, puede ser de utilidad un certificado de defunción, por si sólo se conoce la fecha de fallecimiento y el lugar.

Dicho certificado nos proporciona los siguientes datos:
  • Nombre completo.
  • Fecha y lugar de nacimiento.
  • Último domicilio.
  • Fecha, causa y lugar del fallecimiento.
  • Al obtener la fecha de nacimiento y el lugar de origen, se retomaría el camino de los certificados de nacimiento.


Además, al obtener el último domicilio se podrían realizar averiguaciones sobre la historia vital del familiar investigado.

Certificado de matrimonio
Nos puede aportar datos adicionales, tales como los nombres de los testigos, que podrían ser tíos, primos o hermanos del familiar investigado.

Como en los casos anteriores, se pueden hacer los trámites a través de la sede electrónica del Ministerio de Justicia, presencialmente o mediante solicitud enviada por correo ordinario.
Hasta dónde se puede llegar

En este tipo de investigaciones se intenta llegar hasta la fecha más cercana al comienzo del Registro Civil correspondiente. De hecho si se obtuviera un acta de 1870, no sólo se conocería la edad de nacido, sino la fecha aproximada del padre. Por ejemplo un padre de 25 años en la fecha de inscripción de 1870, habría nacido en torno a 1845.

Conclusión
Sin lugar a duda, además de los testimonios verbales de familiares, cartas, fotografías; el Registro Civil es el medio más eficaz para poder realizar un árbol familiar con datos fidedignos y que permiten continuar la investigación de forma segura hacia el pasado familiar.
 
Top