El otro día me contaron una historia sobre un "enfermo alcohólico" que me indignó y me gustaría poder compartirla con todo aquel que quiera leerlo.

La historia del ingreso
Este enfermo tras estar 15 años sin beber alcohol, "recae nuevamente" y el mecanismo de la enfermedad se desencadena. Después de una borrachera y ante el "evidentedeterioro emocional y físico", el enfermo y su familia deciden acudir a urgencias de un "gran Hospital" español.

Tras hacerle una serie de pruebas rutinarias, le comunican que no hay camas en la Sección de Psiquiatría y les comunican que debe esperar. Tras seis días en un box de urgencias, pasa una Asistenta Social a hablar con el enfermo y le dice que para poder ingresarle en una institución deberá esperar al menos un año y que no podía hacer nada por él y que ese mismo día le iban a dar el alta.

La familia le comunicó a la Asistente Social que el enfermo no estaba en condiciones de convivir en el entorno familiar y que no tenían recursos suficientes para ingresarle en una Institución Privada. A pesar de todo esto la Asistenta Social, continuó diciéndoles que no podía hacer nada.


Consecuencias sobre el "enfermo alcohólico" y fallos del Sistema Sanitario
Cuando me contaron el caso, no podía dar crédito a lo que me decían.

Lo primero:
Es que me parece intolerable, que se tenga a un enfermo durante seis días en un box de urgencias sin la atención especializada que necesita "un enfermo alcohólico". Este enfermo cuando ingresó sufría síndrome de abstinencia.


Lo segundo:
Es la absoluta ineficacia e impasividad de la Asistente Social, la cual no realizó su trabajo adecuadamente, pues ni tan siquiera se molestó en intentar encontrar una solución a la situación dramática en la que se encontraba el enfermo y su familia.

Tercero:
La pasividad del personal médico, el cual tampoco interactuó con el enfermo al fin de poder resolver las consecuencias de su ingesta alcohólica.

Cuarto:
Al no existir un "protocolo de actuación para la atención de los enfermos alcohólicos", todo depende de la buena voluntad de los médicos que le asistan. Lo cual suele derivar en alta médica en un periodo corto de tiempo.

Quinto:
Existen intereses económicos en las Unidades Psiquiátricas que hacen que rechacen a los "enfermos alcohólicos". Estos  intereses son simplemente, que la unidad correspondiente recibe un mayor presupuesto por el tratamiento y desintoxicación de heroinómanos, cocainómanos, etc., mientras que por el "tratamiento de desintoxicación de un alcohólico", prácticamente no produce ningún beneficio a la unidad que lo trata.


Cambios necesarios en la Sanidad Pública española
La Constitución española en su artículo 43, apartado 1 dice:
Se reconoce el derecho a la protección de la salud.

Y en el apartado 2:
Compete a los poderes públicos "organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas" y de las "prestaciones y servicios necesarios". La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.

Sin lugar a duda en el caso que hemos visto, no se han cumplido ninguno de los dos preceptos constitucionales pues no se le proporcionó la protección necesaria para su salud y tampoco se le prestaron los servicios necesarios, como era en este caso el ingreso en una institución especializada donde se pudiera tratar su enfermedad.

Creo no sólo que existe un abandono total por parte de la Administración Sanitaria española del "enfermo alcohólico", sino que también existe por parte de la misma una incomprensión total de la enfermedad y la siguen considerando como un vicio a pesar de que la Organización Mundial de la Salud la considera una ENFERMEDAD.

Es necesario que se creen protocolos asistenciales en los hospitales que eviten la "indefensión de los enfermos alcohólicos". A su vez, con el fin de cumplir con el mandato de la Constitución en materia preventiva, es necesario crear protocolos efectivos de detección y tratamiento en los centros de  atención primaria para los alcohólicos.

Es fundamental que la sociedad en su conjunto acepte el alcoholismo como una "enfermedad" que afecta a más de tres millones de españoles. Sin esta concienciación por parte de la sociedad, las Instituciones Sanitarias seguirán eludiendo al alcohólico como enfermo.

Espero que este pequeño artículo de denuncia, pueda ayudar al menos a una persona a reflexionar sobre un problema que puede afectar a cualquiera y que ya tiene consecuencias en la población juvenil española.


 
Top